Seleccionar página

Los responsables de la política monetaria de México volvieron a tomar la decisión de qué hacer con su tasa de interés de referencia de forma unánime en su última reunión del año.

junta-de-gobierno-banxico

En esta ocasión, esa decisión fue la de mantener la tasa en su nivel actual de 3.5%, la más baja de su historia. Hace mes y medio, la votación unánime fue por bajar la tasa en un cuarto de punto porcentual.

En la reunión de septiembre los miembros de la Junta de Gobierno de Banco de México decidieron por tres votos a favor y dos en contra bajar la tasa también en un cuarto de punto porcentual, la votación más cerrada en la historia del banco central mexicano.

En esta ocasión, la decisión de mantener la tasa en su nivel anterior la tomaron los cinco miembros de la Junta al coincidir que la economía mexicana y la economía estadounidense mostraban signos de recuperación, algo que podría hacer repuntar la inflación en el largo plazo, de acuerdo a las minutas de la reunión del 6 de diciembre dadas a conocer por Banco de México.

La decisión del banco central fue idéntica a la que esperaban los 20 economistas encuestados por Bloomberg.

Los responsables de la política monetaria también estuvieron de acuerdo con la valoración de que la economía mexicana se fortalecerá gradualmente el próximo año, con lo que confirmaron el pronóstico del banco central de un crecimiento de entre 3 y 4% en 2014.

El Congreso mexicano aprobó el mes pasado un aumento significativo del gasto gubernamental para 2014, al tiempo que también previeron un déficit presupuestario equivalente a 1.5% del producto interno bruto a fin de dar un mayor impulso a la economía, que este año crecerá entre 0.9 y 1.4%, la tasa de expansión más baja desde 2009.

Para el banco central la principal preocupación es el posible impacto inflacionario que podría tener las alzas de impuestos que aprobaron también los legisladores, así como el impacto en los mercados financieros por la decisión de la Reserva Federal de comenzar a reducir su programa de estimulo económico.

Esto podría debilitar al peso frente al dólar y provocar con ello, si se percibe como un debilitamiento permanente, presiones inflacionarias.

“Se espera que el crecimiento de la economía mexicana podrá fortalecerse poco a poco a lo largo del próximo año”, dijo la mayoría de los miembros de la junta de gobierno de Banco de México. Mientras que los riesgos a la baja para el crecimiento permanecerán en el corto plazo, “existen riesgos al alza para el mediano plazo”.

En las minutas, los miembros de la junta, dijeron que mientras que la demanda interna estaba dando señales mixtas, las exportaciones estaban mostrando un mayor dinamismo.

La capacidad productiva sobrante en la economía mexicana, algo que las autoridades monetarias llaman “holgura económica”, podrá reducirse gradualmente en 2014, agregaron los responsables de la política monetaria en las minutas de su última reunión de 2013.

logo sura posts grande

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx