Seleccionar página

El jefe delegacional de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Coahuila, Rómulo Moreira Flores, exhortó a la población a comer con moderación en esta época de fiestas para evitar enfermedades.

cena navidad

Recomendó que en la cena de Navidad, los comensales fraccionen cada platillo en una porción normal o de manera proporcional a lo que diario consumen en su dieta.

Principalmente, los pacientes que padecen diabetes o hipertensión y que se mantuvieron todo el año en apego a sus tratamientos, son quienes deben cumplir con esta recomendación.

“Es decir, pueden escoger un poquito de cada cosa, pero sustituyendo una por otra, conforme al grupo de sus alimentos; una alternativa sencilla y sana es armar su plato del bien comer y considerar la posibilidad de repetir únicamente las ensaladas”, explicó.

Los pacientes con enfermedades crónico-degenerativas que durante todo el año cuidaron su dieta, que llevaron su tratamiento farmacológico al pie de la letra y que se mantuvieron bajo estricta vigilancia médica, podrán consumir con moderación la cena de Navidad, siempre y cuando al día siguiente vuelvan a su dieta normal.

Moreira Flores hizo énfasis en la palabra “moderación”, la cual se aplica en la gran mayoría de los casos, aún en las personas aparentemente sanas, pues los problemas ocurren no sólo por los alimentos que se consumen sino, sobre todo, por el exceso de estos.

En el paciente con hipertensión, los alimentos salados son los que más daño producen, ya que la sal está ligada a la regulación de la presión arterial, mientras que lo dulce y grasoso es “veneno” para quienes padecen diabetes, acotó.

Serán más susceptibles a descompensarse aquellos pacientes que continuamente presentan altas y bajas en la presión arterial y llevan una vida sedentaria; en estos casos las complicaciones y síntomas suelen ser visión borrosa y zumbido de oídos y puede desencadenar una crisis convulsiva, hemorragia cerebral y coma.

En quienes padecen diabetes la descompensación se manifiesta con sensación de mucha sed, aumento de apetito, orinar cada hora o más de diez veces al día, y fatiga, producidos por la elevación de azúcar en sangre (hiperglucemia).

La transgresión en la dieta por el exceso de azúcares y por el abandono del tratamiento produce una grave complicación llamada ceto-acidósis, que es una urgencia médica debido a que se intoxica el organismo, ante el mal funcionamiento del páncreas.

(Notimex)