Seleccionar página

Con la llegada de Año Nuevo en México, llegan también los deseos de tener mejores tiempos.

rituales

En la cultura mexicana tan llena de tradiciones, existen ritos de fin de año que por creencias populares se hacen para encontrar el amor, el dinero y la buena suerte, entre muchos otros deseos. Muchos de estos pasan de generación en generación, y aunque la superstición es una señal de ignorancia, estas costumbres son aceptadas por la sociedad en un afán ingenuo de que vaya bien en el nuevo año que está por comenzar.

Aquí te dejamos una lista de los rituales más comunes que lleva a cabo la gente para recibir el año que está por comenzar:

– La ropa que se usa en la cena de fin de año también tiene un significado para algunas personas. Muchos acostumbran estrenar alguna prenda esa noche, ya que implica que en todo el año no nos faltará ropa nueva. Otras personas dicen que es buen augurio recibir el nuevo año con ropa blanca, pues aleja las enfermedades y atrae la salud. Mención especial, la tiene la ropa interior que se utilice. Dicen que si se quiere atraer dinero, se debe usar ésta en color amarilla; pero si lo que quiere uno es el amor, la roja es la elección.

– Si lo que queremos es abundancia, un plato de lentejas debe ponerse en la mesa, junto con 12 monedas que deben de ser de la misma denominación, las cuales deberán aventarse para que la buena fortuna nos sonría en 2014.

– Si nuestras ganas de viajar son muchas, hay que tener lista una maleta y con ella hay que salir de nuestra casa. Si queremos ir mucho más lejos de nuestras fronteras, hay quienes dan la vuelta a la manzana con todo y maleta.

– La luz es un elemento esencial ese día, por lo alguna gentes piensan que se deben prender todas las luces del hogar para irradiar prosperidad y éxito. Asimismo, creen que hay que tener unas velas al centro de la mesa, y según lo que se desee será el color que deberá colocarse: las azules traen la paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad; las naranjas, inteligencia; y las moradas, transmutarán todo lo negativo en positivo.

– Otros más que buscan un ascenso en su trabajo, se suben en una escalera o de perdida, en una silla. Y ya que hablamos de la silla, sentarse y pararse al compás de las 12 campanadas, supuestamente les ayuda a atraer el matrimonio.

– Para atraer el dinero, barrer billetes y monedas -en la mayor cantidad y de la más alta denominación posible-, hacia dentro de la casa.

– Por último, para “alejar de nosotros las tristezas”, debemos tirar un vaso con agua a la calle para que se lleve todas las lágrimas; y si deseamos cambiar algunas cosas que no nos gustan de nuestra persona, se debe escribir una lista en un papel para que se queme y de esa forma, se supone, ya no se volverá a repetir el nuevo año.

Más allá de los rituales que la gente ha venido creándose a lo largo de muchos años dentro de una ingenua idea de controlar el destino, lo importante es que uno inicie con toda la actitud positiva, y sobre todo, que todos esos cambios que deseamos ver en nuestro entorno, los iniciemos desde nuestro interior en una actitud de amor hacia el prójimo y de seguimiento a valores realmente trascendentes.