Seleccionar página

“El estudiante”, “No eres tú, soy yo”, “Nosotros los Nobles” y “No se aceptan devoluciones”, entre las más taquilleras de los últimos años.

no_se_aceptan_devoluciones_poster_jposters

Cada uno de los eslabones que integran la industria cinematográfica (directores, productores, distribuidores y exhibidores) consideran que en los últimos años, sobre todo en 2013, el cine mexicano ha recuperado su presencia no sólo en México, donde ha roto récord de taquilla, sino en el extranjero, ya que ha sido reconocido por la crítica y el público.

Quizá el primer guiño de recuperación del público que mostró el Séptimo Arte nacional fue con el filme “El estudiante” (2009), ópera prima de Roberto Girault de bajo presupuesto que logró permanecer 20 semanas en cartelera y fue visto por más de un millón de personas en el país.

Aunque en ese entonces la cinta representó un fenómeno en taquilla, se trató de un caso aislado, pues en 2009 la afluencia general del público a salas para ver cine nacional fue de sólo 5.5 por ciento; sin embargo, representó el inicio de un aumento paulatino, que en 2011 llegó a 6.6 por ciento y que en el presente año alcanzó 12.7 por ciento.

Otro caso a destacar en el Séptimo Arte mexicano es la cinta “No eres tú, soy yo”, dirigida por Alejandro Springall y protagonizada por Eugenio Derbez, Alejandra Barros y Martina García, que en sus primeros tres días de exhibición recaudó poco más de 18 millones de pesos, situándose como la cuarta comedia romántica con mejores ingresos de apertura en México, con 377 mil asistentes en total.

El éxito de la película en sus primeros días de estreno hizo que se exhibiera en más de 20 ciudades adicionales y, a un mes de su premier, la cifra recaudada superó los 125 millones de pesos, de acuerdo con un informe publicado por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine).

Para 2012 las películas mexicanas obtuvieron en taquilla un total de 444.30 millones de pesos; este año la cifra rebasó los mil 213 millones de pesos, de acuerdo con datos proporcionados por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine).

El número de cintas que tuvieron presencia en el circuito comercial de exhibición pasó de 45, en 2012, a 60, en 2013; sin embargo, el fenómeno que ha marcado un parteaguas en el cine nacional es el estreno de largometrajes como “Nosotros los Nobles” y “No se aceptan devoluciones”, que rompieron el récord de asistencia que desde 2002 había impuesto “El crimen del padre Amaro”.

Y es que “No se aceptan devoluciones”, ópera prima de Eugenio Derbez, se ubicó como la segunda cinta más taquillera de 2013, con ingresos por 600 millones 22 mil 460 pesos, sólo después de “Mi villano favorito”, que registró 612 millones 207 mil pesos. Además de haber sido vista por más de 15 millones de espectadores.

Mientras que “Nosotros los Nobles”, de Gary Alazraki, alcanzó ingresos por 340 millones 304 mil pesos y más de siete millones de espectadores, con lo que por primera vez en muchos años dos títulos mexicanos formaron parte del Top Ten de las películas más taquilleras.

Uno de los puntos a destacar de las películas mexicanas que se han colocado en el gusto de la gente es que se ubican en el género de la comedia.

Pero no sólo películas comerciales han destacado en el ámbito nacional, sino también cintas como “Heli”, de Amat Escalante, que de acuerdo con Rivera no está diseñada para ello. Esta producción ha obtenido gran reconocimiento en festivales internacionales y ha sido muy bien recibida por la gente que gusta de este tipo de propuestas.

El cine de arte, que sale al mercado con un menor número de copias en salas comerciales, logró recuperar la confianza del espectador, pues además de “Heli”, películas como “Fecha de caducidad”, de Kenya Márquez, o “La jaula de oro”, de Diego Quemada-Díez, han dado mucho de qué hablar no sólo en México sino en el extranjero.

(Notimex)