Seleccionar página

En estas fechas en las que se respira un aire navideño por doquier, resurge como cada año un tipo de música que recibe el nombre de “villancico”. Sin embargo, pocas son las personas que conocen el origen de estas melodías que, año tras año, llegan a nuestros oídos en tan entrañables fechas.

villancicos-solo-navidenos

El villancico es una forma musical y poética en castellano y portugués, tradicional de España, Latinoamérica y Portugal, muy popular entre los siglos XV y XVIII. Los villancicos eran originariamente canciones profanas con estribillo, de origen popular y armonizadas a varias voces. Posteriormente comenzaron a cantarse en las iglesias y a asociarse específicamente con la Navidad.

Hacia el siglo XVII, el villancico se sofistica aún más añadiendo más voces a la polifonía, hasta ocho distribuidas en dos coros situados en diferentes partes de la iglesia y acompañamiento de violín, arpa y órgano. El estribillo se hace más largo y complejo polifónicamente, en contraste, las coplas se acortan y simplifican musicalmente. En esa época, la interpretación de villancicos se hace cada vez más frecuente a pesar de las prohibiciones por parte de las instituciones conservadoras, que se basaban en que el uso de los villancicos se había convertido en una práctica cada vez más usual de “cancioncitas” con forma de diálogo que recreaban la sorpresa de los pastores ante el misterio del nacimiento de Jesús.

El siglo XVIII está marcado por la gran influencia que ejerció Italia en cuanto a música se refiere. Los villancicos seguirán teniendo las características populares del siglo anterior que se irán fundiendo con las características musicales de este siglo, situación que provocó que los villancicos se utilizasen en contextos litúrgicos pero esta vez con fines didácticos. Poco a poco se van introduciendo elementos teatrales en las iglesias, buscando provocar en el pueblo afectos muy diferentes a la contemplación divina que se conseguía con el viejo estilo polifónico.

Hoy en día, al referirnos a la palabra “villancico”, hacemos referencia a la canción de Navidad que tiene sus orígenes en distintas culturas populares. El villancico que estamos acostumbrados a oír en estas fechas tiene una estructura melódica y armónica sencilla, y normalmente suele estar interpretado en las voces por coros de niños.

Actualmente, el uso del villancico está ligado al fomento del consumismo típico de estas fechas, prueba de ello es que la publicidad utiliza la música de los villancicos a finales del mes de noviembre, con lo cual se amplía el periodo navideño de forma considerable con el objeto de fomentar aún más el consumo en estas fechas.

Algunos villancicos tradicionales son:

– Campana sobre campana

– Noche de Paz

– Adestes Fideles

– Pastores venid

– Los peces en el río

– Arre borriquito