Seleccionar página

Bruselas considera que las medidas británicas que se están tomando para limitar la inmigración de habitantes de la Unión Europea son ilegales.

D. Cameron

El Reino Unido ha decidido desafiar el derecho de libre circulación poniendo restricciones a los inmigrantes procedentes de otros países de la Unión Europea. Los inmigrantes europeos de otras ciudades que logren entrar al Reino Unido no contarán con el acceso automático a los subsidios estatales a partir del 1 de enero del próximo año.

También el 1 de enero, será la fecha en que la Unión Europea eliminará las restricciones para que rumanos y búlgaros accedan al mundo laboral de cualquiera de los estados miembros de la Unión Europea.

El primer ministro británico, David Cameron, pretende tramitar de la manera más rápida posible un paquete de medidas que retrasen por tres meses el acceso de otros ciudadanos de la comunidad; su objetivo es hacer del Reino Unido un lugar menos atractivo para los inmigrantes de la Unión Europea.

El gobierno de Cameron no dejará a los ciudadanos de la comunidad que se encuentren en el Reino Unido hacer cobro ni uso del subsidio de desempleo durante los primeros tres meses de estancia.

Bruselas hasta el momento, ha logrado impedir que estas medidas se lleven a cabo. Por otro lado, Londres vetará el derecho de inmigrantes rumanos y búlgaros de reclamar subsidios en la vivienda.