Seleccionar página

Especialistas del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (ISIT) en Panamá demostraron cómo el efecto esponja de los bosques puede minimizar el riesgo de inundaciones durante aguaceros y ayudar a proteger infraestructura.

Formentera_vacaciones_posidonia_foto_Manu_San_Felix_6_

“Es la primera vez que hemos mostrado la importancia del ‘efecto esponja’; mucha gente habla de eso pero mostrarlo es otra cosa: la importancia del bosque, de cómo protege infraestructura durante las tormentas”, dijo el jefe del proyecto, Jefferson Hall.

Una de las conclusiones de la investigación iniciada en 2009 y que incluyó el estudio de 450 tormentas tropicales señaló que los bosques reducen el máximo de escorrentía durante las lluvias y “liberan el agua almacenada durante las sequías”.

Los científicos visitantes de la Universidad de Wyoming y los expertos del ISIT midieron la cantidad de escorrentía en los pastos, pastizales abandonados y tierras forestales.

El proyecto forma parte de un experimento a gran escala sobre el uso de la tierra en 700 hectáreas de la cuenca del Canal de Panamá iniciado por el ISIT, con una duración de entre 20 y 30 años, por lo cual es el más grande en su tipo en los trópicos.

Por el Canal de Panamá transitan cada año unos 14 mil barcos con el 5.0 por ciento del comercio mundial, por lo que la protección de sus bosques es uno de sus principales objetivos debido a que su operación depende del agua.

Hall indicó que las investigaciones apuntaron a que los escurrimientos durante las lluvias son mayores en las áreas deforestadas que en las áreas protegidas.

En un comunicado, el ISIT recordó que en 1997, el Canal restringió el tránsito de buques de gran calado por una grave sequía, mientras que una tormenta en diciembre de 2010 paralizó las actividades canaleras durante 17 horas.

“El uso de la tierra en la cuenca no sólo afecta el comercio mundial, sino también la disponibilidad de agua para las principales áreas urbanas de Panamá”, indicó el instituto.

El ISIT manifestó su esperanza de que el estudio “Agua Salud” sirva para la toma de decisiones sobre el uso de suelo en los trópicos

“Nuestro proyecto tiene como objetivo cuantificar claramente los servicios ambientales, tales como el flujo de agua, el almacenamiento de carbono y la conservación de la biodiversidad”, indicó Hall.

Señaló que esos indicadores servirán a los tomadores de decisiones para evaluar proyectos de restauración forestal para el manejo de la cuenca del Canal.

Reveló que además “estamos creando lo nuevos modelos geofísicos de hidrología para ayudar a mejorar la posibilidad de pronosticar los efectos del cambio climático y el uso de suelo lo cual es importantísimo por el aumento de la población mundial”.

“Los modelos que la gente utiliza para pronosticar el cambio climático y el cambio de uso de suelo no incluye la normativa del suelo”, advirtió.

(Notimex)