Seleccionar página

De no ser tratada a tiempo, la caries puede causar desde la pérdida de piezas dentales, hasta enfermedades más graves como la endocarditis, artritis reumatoide y problemas estomacales, afirmó la experta Lourdes Fonseca Rangel.

dientes

La estomatóloga adscrita al IMSS en Jalisco indicó que estas enfermedades secundarias derivan de las bacterias que se alojan en las cavidades profundas causadas por la caries que no fueron tratadas a tiempo.

La caries es una enfermedad que resulta de la interacción de la placa bacteriana y la dieta rica en hidratos de carbono, “las bacterias metabolizan estos hidratos produciendo ácido el cual hace que el pH de la boca disminuya produciendo desmineralización dental”, indicó la experta.

La caries se presenta como una manchita café obscura que se inicia en el esmalte con cierta aspereza o irregularidad en la superficie del diente donde se acumulan las bacterias.

En sus inicios, la caries no produce dolor, pero a medida que avanza la perforación del diente comienzan a manifestarse los síntomas dolorosos, aunque la ausencia de este síntoma no garantiza que el diente esté sano.

Aunque la caries es una enfermedad que puede afectar en todas las etapas de la vida, en los adolescentes, sobre todo en el rango de los 12 a los 17 años, es donde se presenta una mayor incidencia, debido a que en esta etapa se tiene muy poco aseo dental aunado a una dieta rica en hidratos.

El tratamiento de la caries dependerá de lo avanzado en que se encuentren y puede implicar hasta la extracción de la pieza dañada; sin embargo, como en muchas otras enfermedades la prevención es fundamental.

Evitar el consumo de productos altos en azúcar y almidones, como por ejemplo los refrescos, en tanto que se debe consumir agua de manera regular, así como el uso de fluoruro, y realizar visitas periódicas al odontólogo, lo cual son herramientas efectivas en la prevención de caries y otras enfermedades bucodentales.

Asimismo, cepillarse los dientes por lo menos tres veces al día, consumir alimentos ricos en fibra, cambiar el cepillo cada tres meses, así como usar hilo dental y enjuague bucal.

(Notimex)