Seleccionar página

Una sustancia que está presente en la naturaleza resultó ser igual de efectiva que otros compuestos químicos para eliminar organismos nocivos en granos almacenados, sin tener efectos negativos.

fumigar-01

La empresa Agro operadora de Silos y Bodegas, localizada en Los Mochis, Sinaloa, creó una nueva tecnología de fumigación efectiva que utiliza únicamente ozono.

Los famosos gorgojos, las palomillas del cereal y otros insectos llamados taladrillos, viven en un ambiente de mucho confort cuando se encuentran en medio de un silo o bodega llena de granos. Ahí perforan la cascarilla de los productos almacenados, se alimentan libremente, tienen buena temperatura y mucho oxígeno para crecer y reproducirse.

Estos insectos, junto con algunos hongos, bacterias y virus, provocan cada año pérdidas de entre cuatro y 10 por ciento de todos los granos que se almacenan, principalmente maíz, trigo, sorgo, arroz y frijol.

Hasta hace cinco años, la principal manera de fumigar y acabar con las plagas dentro de las bodegas y silos era el uso de sustancias químicas como el fosfuro de aluminio y el bromuro de metilo, las cuales son efectivas pero tienen el inconveniente de que pueden dejar residuos tóxicos para los consumidores. Sin embargo, esto puede ser sustituido por un sistema en el que se hace circular por en medio de los granos una corriente de ozono durante 48 horas.

El ozono quita al insecto el área de confort de respiración, modificando la atmósfera interna, de esa forma se obtienen granos totalmente libres de plagas en todo el trayecto de compra, venta y almacenamiento. La efectividad de esta tecnología cumple con la Norma Oficial Mexicana.

Además, después de cumplir sus funciones de fumigación, el ozono puede ser liberado y convertirse en oxígeno respirable sin dejar residuos tóxicos.

Esta innovación ya cuenta con protección a la propiedad industrial y próximamente la empresa podrá exportar su sistema de fumigación por ozonificación a Canadá. En México, compañías con grandes almacenes de granos y de harinas ya usan esta tecnología.

Gracias a esta innovación tecnológica y al modelo de negocios con el apoyo de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC), la empresa mexicana que tenía 10 trabajadores en 2008, hoy cuenta con 73 empleados permanentes y al menos otros 20 eventuales para las temporadas de cosecha y almacenaje de granos.

 

Vía iNGENET, el portal de la ingeniería mexicana. ¡Visítanos y forma parte de la Comunidad!