Seleccionar página

La empresa energética Edison informó que a partir de hoy llevará material radiactivo de baja intensidad de la clausurada planta nuclear de San Onofre, cerca de San Diego, a un confinamiento en el estado de Utah.

Unknown-1

Edison informó que esta mañana partió un vehículo con un contenedor nuclear, la primera pieza de una serie que será llevada al confinamiento para desmantelar la planta de San Onofre.
El contenedor partió sobre un camión remolque con vehículos escoltas que advierten al público que tiene tamaño de mayor proporción, para alejar a conductores.

La portavoz de Edison, Maureen Brown, informó que el contenedor pesa unas 77 toneladas y tomará tres días en llegar al confinamiento en las inmediaciones de Clive, en el estado de Utah.

La planta de San Onofre era una de las únicas dos en el oeste estadounidense. Ahora sólo queda en operaciones limitadas la generadora nuclear en Cañón del Diablo, en el condado de Ventura, al norte de Los Angeles.

San Onofre experimentó un desgaste inusual e inexplicable de un sistema de enfriamiento de materiales radiactivos.

Durante poco más de un año, expertos de Edison, de la empresa Mitsubishi que produjo el sistema de enfriamientos, y asesores intentaron arreglar sin éxito el sistema.

Las senadoras de California, Diane Feinstein y Barbra Boxer, demandaron la clausura de la planta que tenía un radio de potencial impacto en un terreno donde residen más de siete millones de personas.

Finalmente, la Comisión Reguladora Nuclear ordenó el verano pasado cancelar operaciones y desmantelar la planta que operaba desde la década de los años setenta.

San Onofre proporcionaba el 20 por ciento de la electricidad que consumen comunidades desde la frontera con México, en California, hasta el sur de Los Ángeles.