Seleccionar página

Washington no ha cambiado de postura sobre el caso de Edward Snowden, por lo que una amnistía hacia el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) está fuera de toda posibilidad.

edward-snowden

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, informó que el gobierno del presidente Barack Obama está presionando a Rusia, país que le ofreció asilo a quien ha sido considerado por muchos “enemigo público”, para que lo extradite a Estados Unidos y enfrente a la justicia por filtrar información “clasificada”.

En días pasados, algunas fuentes de la NSA habían comentado que podría considerarse una amnistía con Snowden, siempre y cuando éste dejara de filtrar documentos e información confidencial. Sin embargo, Carney desestimó tales declaraciones y dijo que son solo “opiniones personales”, por lo que Estados Unidos seguirá con sus intentos de que regrese para responder por estas filtraciones.

Snowden ha estado filtrando detalles de la extensa red de espionaje electrónico y telefónico de Estados Unidos en el mundo desde hace meses, como el realizado a la canciller alemana, Angela Merkel; y a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, así como el acceso al correo del expresidente mexicano, Felipe Calderón, y de su sucesor, Enrique Peña Nieto, cuando era candidato.

El escándalo interno y diplomático que ha desatado Snowden ha llevado a la Casa Blanca a iniciar una revisión de todo su programa de inteligencia electrónica y presentará las conclusiones previsiblemente antes de que finalice el año.