Seleccionar página

Sensores de alta tecnología pueden medir la ingesta de comida y la actividad de una población para evaluar los riesgos que corre de padecer obesidad. 

Obesidad

La Unión Europea quiere probar estos dispositivos para ver qué tal funcionan, ya que según datos de la OMS, la obesidad es el quinto factor de riesgo de muerte en el mundo.

Este proyecto llamado Splendid busca convencer a los jóvenes de que adopten estilos de vida más saludables para que se vuelvan más conscientes de lo que comen y de sus hábitos alimenticios.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año alrededor de 2.8 millones de adultos mueren debido a causas relacionadas con el sobrepeso.

Lo que se busca es investigar nuevas formas de prevenir la obesidad y los trastornos alimenticios. El sistema se pondrá a prueba en 200 estudiantes de Suecia de nivel secundaria y en otros 200 estudiantes en Holanda.

Se utilizarán sensores para medir la rapidez con la que los jóvenes comen y la forma en la que mastican, pues los expertos indican que el tiempo que uno se toma para consumir alimentos es uno de los muchos factores de riesgo de la obesidad.

El sensor consta de una escala conectada a una computadora portátil o a un teléfono, el plato de comida se coloca encima de la báscula y se registra la velocidad en que el plato se va haciendo más ligero.

También cuenta con una advertencia que se escucha para que la persona sea avisada de que está comiendo demasiado rápido.

Otro dispositivo será acústico, una especie de micrófono que graba de qué forma el usuario mastica la comida, posteriormente el usuario tendrá que decir que tan satisfecho se encuentra después de cada comida.