Seleccionar página

El aviso le llegó muy a tiempo a Denver, y también a los próximos rivales de los Broncos, sobre todo en playoffs.

999923_10151915310002713_23691678_n

Con un ataque balanceado y consistente y sólida actuación defensiva, San Diego literalmente aplacó a Peyton Manning y compañía camino a vencer 27-20 a Denver, que corre el riesgo de perder la mejor marca en la AFC rumbo a los playoffs.

Si Nueva Inglaterra vence el domingo a Miami, Denver, que cayó con los Patriotas hace unas semanas, caería a la segunda siembra en la AFC y perdería la ventaja de jugar como local en Playoffs.

Lo que los Broncos se juegan con la derrota aumenta el significado del triunfo de los Cargadores, que con ella se mantienen vivos en su intento por ir a la postemporada y, además, expusieron una fórmula eficaz para meter en aprietos a Denver.

Manning guió a los Broncos para irse arriba 10-3 tras anotar en sus dos primeros ataques, pero San Diego logró ganar la batalla por la posición de campo al obligar a Denver a iniciar sus siguientes dos series ofensivas en sus yardas 10 y 6 y obligarlos a despejar en cuatro posesiones al hilo.

Mientras, Philip Rivers, sintiéndose como en casa, hizo mancuerna con su receptor Keenan Allen, con quien se conectó 2 veces en pases de anotación para enfilar a la victoria a San Diego.

Rivers, quien tiene marca de 6-2 en Denver, contó con el apoyo de un sólido juego terrestre, liderado por Ryan Matthews, quien corrió 29 veces para 128 yardas y un touchdown, y que le ayudó a tener a Manning en la banca por 38:49 minutos.

La fórmula ahí la dejaron los Cargadores para que otros la empleen ante los Broncos y Manning, que no se quedarán de brazos cruzados para contrarrestarla.