Seleccionar página

Entre la Avenida Insurgentes y la calle de Arenal, en la zona que comprende Chimalistac, se encuentra este famoso parque que a principios del siglo XX era bastante grande. En realidad, se trata de un conjunto formado por tres parques y su nombre se debe a un restaurante que se encontraba ahí llamado “La Bombilla”, donde fue asesinado el general Álvaro Obregón.

MonumentAlvaroObrgonDF

A finales de los años veinte, México estaba pasando por un fuerte periodo de inestabilidad política y social. El 1 de diciembre de 1920, el general Álvaro Obregón tomó posesión como presidente de la República y cumplió con su periodo constitucional de cuatro años.

Sin embargo, el 1 de julio de 1928 volvió a ser electo para un nuevo periodo presidencial. Dos semanas después de su reelección para el periodo de 1928 a 1932, Obregón llegó, acompañado de su comitiva y de varios miembros del Estado Mayor Presidencial, a la Ciudad de México, donde fue invitado a una comida en el lujoso restaurante.

En el lugar se encontraba un joven caricaturista llamado José de León Toral, quien se encargó de realizar dibujos de los asistentes y cuando logró acercarse al General Obregón para mostrarle el retrato que había hecho, sacó una pistola y disparó seis veces contra el presidente.

Seis años más tarde, se inició la construcción del monumento a su memoria, en junio de 1934, durante la presidencia del general Abelardo L. Rodríguez, y se inauguró el 17 de julio de 1935, siendo presidente de la República, el general Lázaro Cárdenas.

El monumento es obra del arquitecto Enrique Aragón Echegaray de estilo Art Decó. En su interior por muchos años se exhibió un recuerdo tétrico de los enfrentamientos de 1915 en el Bajío entre constitucionalistas y la División del Norte: el brazo que perdió en la lucha el General Álvaro Obregón, conservado en un recipiente con formol.

Después de 83 años, este lugar se ha convertido en un referente dentro de la demarcación, y el trágico evento que dio lugar a su construcción marcó profundamente la historia de la entonces llamada Delegación San Ángel, pues como homenaje al revolucionario se decretó que ésta llevaría el nombre del sonorense.