Seleccionar página

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) expresó su preocupación por el fuerte aumento de cáncer de seno en mujeres de todas las regiones del mundo, especialmente en las regiones de ingresos medios y bajos.

Unknown

De acuerdo con un estudio de la IARC, entidad especializada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), realizado en el 2012 y publicado recientemente, 1.7 millones de mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama.

En ese mismo año había 6.3 millones de mujeres vivas que habían sido diagnosticadas con este tipo de padecimiento en los cinco años anteriores.

El informe advirtió que el de seno es la causa más común de muerte por cáncer entre las mujeres (522 mil defunciones en 2012) y el tipo de cáncer más frecuentemente diagnosticado entre las mujeres en 140 de 184 países en todo el mundo.

Esto quiere decir que uno de cada cuatro casos de cáncer en la mujer corresponde a cáncer de mama, enfatizó la agencia de la OMS.

El estudio presentado es una base de datos que puede ser consultada en la red denominada GLOBOCAN 2012 y proporciona las estimaciones más recientes de 28 tipos de cáncer en 184 países de todo el mundo, además de ofrecer una visión global de la carga mundial del cáncer.

El informe señala que un cambio de estilo de vida en países de ingresos medios y bajos está provocando un incremento en la incidencia, en parte porque los avances clínicos para combatir la enfermedad no están llegando a las mujeres que viven en estas regiones, explicó el director de la IARC, Cristopher Wild.

Las tendencias mundiales muestran que en los países en desarrollo que pasan por cambios sociales y económicos rápidos, la adaptación hacia estilos de vida propios de los países industrializados conduce a una carga creciente de cánceres asociados con factores de riesgo reproductivo, dietéticos y hormonales.

Además, a pesar de que la incidencia ha ido en aumento en la mayoría de las regiones del mundo, hay enormes desigualdades entre países ricos y pobres.

Las tasas de incidencia siguen siendo más altas en las regiones más desarrolladas, pero la mortalidad es relativamente mucho más elevada en los países menos desarrollados debido a la falta de detección temprana y el acceso a las instalaciones de tratamiento, enfatizó el documento.

(Notimex)