Seleccionar página

La PGR investiga al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al Partido Acción Nacional (PAN), ya que posiblemente estén involucrados en una red de lavado de dinero y evasión fiscal, de acuerdo a una investigación publicada hoy en el diario Reforma.

MONEX

Existe una variedad de empresas fantasma relacionadas con Edificaciones, Ingeniería, Construcciones y Materiales (Edicom) que dieron el dinero para los monederos electrónicos Monex que el PRI usó durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, según señala la investigación federal.

La empresa Edicom empezó a ser investigada desde la administración de Felipe Calderón, ya que desde entonces registraba transferencias irregulares para pagar jets militares, yates y carros de lujo, por lo que automáticamente se le relacionó con lavado de dinero que venía del crimen organizado.

La investigación por lavado de dinero fue ejecutada por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) desde junio de 2012, pero poco tiempo después miembros de la administración de Felipe Calderón ordenaron que sólo fuera investigada por delitos fiscales.

Un funcionario, cuyo nombre no se menciona, señaló al periódico Reforma que la investigación se detuvo porque se descubrió que la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota también estaba vinculada con la empresa Edicom.

Raúl Álvarez Longoria y Ricardo Mauro Calzada Cisneros son los dos principales involucrados en esta investigación federal. Entre ambos sujetos, inyectaron cerca de 23.2 mdp para la compra de monederos Monex que usó el PRI en la campaña presidencial de 2012.

Este dinero es parte de los 44 millones de pesos que se usaron en las tarjetas y de los cuales el PRI no pudo comprobar su gasto ante el Instituto Federal Electoral (IFE), pese a lo cual este año el partido fue absuelto de responsabilidad, dice el rotativo.

El caso Monex inició cuando Vázquez Mota denunció que el PRI había rebasado por más del doble el tope en gastos de campaña.

Tres días después, la SEIDO inició la investigación con base en una carta que recibió de un supuesto contador de Edicom que fue amenazado de muerte por sus jefes y con información de la Unidad de Inteligencia Financiera.