Seleccionar página

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general la minuta de reforma constitucional en materia energética, con 354 votos a favor, 134 en contra, sin abstenciones.

diputados reforma energetica

Ni la toma del Salón de Plenos del Palacio Legislativo de San Lázaro por parte de un grupo de diputados de la izquierda, ni casi cinco horas de señalamientos y algunos roces entre legisladores, impidieron que la reforma energética fuera aprobada, en lo general, la noche de ayer miércoles.

Alrededor de las 14:30 horas, unos 30 diputados del PRD, PT y Movimiento Ciudadano cerraron abruptamente las cinco puertas que dan acceso al Salón de Sesiones.

Algunos priístas y panistas que se encontraban ahí, fueron “invitados” a dejar sus lugares y salir de “manera voluntaria” del lugar.

Una vez afuera, perredistas, petistas y ciudadanos empezaron a jalar las curules para utilizarlas en una nueva tarea: convertirlas en barricadas para impedir el acceso al recinto de los diputados.

Sacaron también cadenas y candados para asegurar las tres entradas principales al pleno, así como las de acceso al basamento del Edificio H.

Así, cerca de las 16:00 horas se daría a conocer que el auditorio “Aurora Jiménez” del Edificio E sería el nuevo salón de sesiones, en donde se discutiría y aprobaría la reforma.

La votación fue calificada como corresponde a una reforma constitucional, al haberse registrado una votación de las dos terceras partes del pleno, y avalaron los diputados del PRI, Partido Acción Nacional (PAN), PVEM y Nueva Alianza.

Sin embargo, la diputada panista Verónica Sada Pérez, de Nueva León, votó en contra, al igual que los legisladores de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano.

Al concluir la presentación de reservas se votará la reforma en lo particular, y de aprobarse nuevamente, la minuta pasará a los 31 Congresos locales para que sea avalada.

Si logra el voto de por lo menos 17 congresos locales, las cámaras de Senadores y diputados efectuarían la declaratoria de constitucionalidad y la remitirían al Ejecutivo federal para su promulgación.

(Con información de Notimex)