Seleccionar página

Símbolo en la historia naucalpense y del Estado de México, el Parque Naucalli es uno de los parques más importantes de la Zona Metropolitana del Valle de México, que se encuentra ubicado al norponiente de la Ciudad de México, al sur de Ciudad Satélite, en el municipio de Naucalpan de Juárez.

parque naucalli

El lugar es ampliamente conocido tanto por los capitalinos como por la gente del Estado de México, y se ha convertido en el más importante de esta área dado que cuenta con actividades para toda la familia, además de estar muy cerca de otro de los símbolos más emblemáticos del Valle de México: las Torres de Satélite.

Antes de ser un lugar público, este lugar era conocido como “El Ejido de Oro”, el cual en 1975 fue expropiado a instancias de la sociedad civil para evitar que en el predio fueran a construir un área habitacional que aumentaría los problemas, de por sí existentes en el área.

Para 1977 se inició la reforestación del lugar y en 1982 adquirió su carácter actual, abriendo al público con todas las instalaciones planeadas. Desde entonces, es un sitio muy frecuentado por los habitantes de la zona durante los fines de semana, ya que cuenta con extensas áreas verdes pobladas principalmente por árboles de eucalipto.

Desde 1994, el Parque Naucalli está bajo la administración municipal y es hasta dos años después cuando se crea un diseño de programas específicos en el área ecológica, deportiva, recreativa y cultural.

El parque tiene 43 hectáreas de áreas verdes, donde se distribuyen varias zonas como una ciclopista de 300 metros y 900 metros de longitud, zona de tiro de arco, gimnasio abierto, pista de atletismo, pista de patinaje, área de aerobics, zona para fiestas infantiles, juegos mecánicos, canchas de fútbol rápido, cafetería, un centro de exposiciones y ferias, así como una Casa de Cultura y tres estacionamientos.

En su interior también se encuentra el Foro Felipe Villanueva, la galería y teatro Él Agora, así como espacios donde se imparten talleres y un inmenso auditorio que sirve para realizar conciertos, además de áreas específicas para personas de la tercera edad.

Al tratarse de una de las pocas áreas verdes en el norte de la Ciudad de México, se le considera como una reserva ecológica.