Seleccionar página

El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) marca su raya y aclara que no tuvo nada que ver con el incremento en la tarifa del boleto del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

pormesalto

En voz de su consejera presidenta, Diana Talavera, el organismo local explicó que el papel que tuvo durante la aplicación de los cuestionarios por las empresas contratadas por el Gobierno del Distrito Federal (Mitofsky, Parametría y Covarrubias) para saber la opinión de los ciudadanos sobre el aumento de la tarifa del transporte subterráneo, fue la de observador.

“Nosotros participamos solamente como observadores. Lo que vimos fue que se aplicaran esos cuestionarios, que se hicieran a usuarios del Metro, en andenes, entre siete y nueve de la noche, que fueran cara a cara y que se hayan aplicado en los tres días establecidos”, señaló Talavera.

Además, puntualizó que en las preguntas que se hicieron, la metodología que se aplicó y los resultados que arrojó la encuesta y que llevaron al alza en la tarifa del Metro, el organismo no tuvo nada que ver y por tanto, tampoco en la decisión que llevó al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, y al director del Metro, Joel Ortega, a elevar el costo del peaje a 5 pesos por viaje.

En los tres días que duró la consulta a los usuarios del STC-Metro, los funcionarios electorales desplegados en la red de transporte pudieron observar la aplicación de dos mil 273 cuestionarios, a razón de 63 por día/equipo en promedio, lo que representó el 31.56 por ciento del universo total de usuarios encuestados por las tres empresas contratadas.

En tanto, lo que en un principio fue una protesta ciudadana en rechazo del aumento al Metro se ha convertido en un movimiento que ya incluye legisladores, académicos, intelectuales y periodistas como los investigadores John Ackerman e Irma Sandoval y el periodista Julio Hernández.

A un día de que entre en vigor la medida, jóvenes, activistas y miembros de la sociedad civil se dieron cita en varias estaciones del Metro para saltarse los torniquetes en una iniciativa que han hecho llamar “Metro Popular”, así como #saltoporlapatria y #PosMeSalto en redes sociales.

Pese a las advertencias que en días pasados el gobierno capitalino emitió a quienes participaran en estas acciones sobre que serían remitidos al juzgado cívico, esto no se ha cumplido, ya que los policías auxiliares de cada estación se han visto rebasados por los inconformes y por usuarios que dejaron pasar libremente por espacio de una hora en promedio.

En las estaciones donde hubo pase libre al Metro participaron grupos de entre 10 y 20 jóvenes que gritaban consignas contra el jefe de Gobierno capitalino y exigían dar marcha atrás al aumento; y recordaban que la protesta principal está convocada para este viernes 13, cuando se hará oficial el aumento de tres a cinco pesos.

A estos rechazos, ya se sumó también la senadora Alejandra Barrales, quien pidió al mandatario local revertir el aumento a la tarifa y aplicar en su lugar un plan de austeridad donde se reduzcan al 40 por ciento los salarios de altos funcionarios del gobierno capitalino y se eliminen los bonos otorgados a los diputados locales.