Seleccionar página

Mientras que las protestas policiales se agudizan y se propagan por Argentina, el Gobierno pide paz.

ARGENTINA

Parece que las protestas policiales en Argentina no tendrán fin ya que cada vez crecen más, al mismo tiempo que los saqueos y el número de muertos. Ya se cumplió una semana de que los agentes de Córdoba extorsionaron a las autoridades al negarse a salir de los cuarteles hasta que se les subiera el sueldo.

Fue así que la ciudad de Córdoba, ubicada a 700 kilómetros de Buenos Aires, quedó en manos de estos saqueadores; ni Cristina Fernández, presidenta de Argentina, ni José Manuel de la Sota, gobernador de Córdoba, actuaron como debían para enfrentar el problema, lo que trajo como consecuencia treinta y cinco horas de caos, la muerte de una persona y decenas de personas heridas.

Al final a De la Sota no le quedó más que ceder y le otorgó a los policías lo que exigieron, empezando por el aumento de sueldo, aunque no les fue suficiente.

Al parecer, éste fue el comienzo. ya que en menos de dos días policías de cinco provincias argentinas comenzaron a exigir aumentos en sus salarios empleando la misma estrategia. Fue así que se han realizado saqueos en distintas provincias. Hasta el día de ayer ya se contabilizaban ocho muertos y las protestas se han extendido en 17 provincias.

Para evitar que se repitan los hechos en Gran Buenos Aires, ya se aumentó el sueldo a los policías y de cualquier forma el Gobierno ha decidido reforzar con gendarmes nacionales los supermercados.

El Gobierno argentino declaró que los saqueos pretenden desestabilizar al Gobierno.