Seleccionar página

A la revolución bolivariana después de quince años en el poder cada vez se le hace más difícil compartir el país.

Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha sido el primero en dividir a Venezuela, un ejemplo de esto son las medidas que ha tomado desde el domingo al cierre de las elecciones municipales que se llevaron a cabo en ese país.

Cuando todavía ni siquiera se daban los resultados formalmente, Maduro estableció un par de condiciones para los nuevos alcaldes electos, entre ellas colaborar con el Gobierno central ya que de no hacerlo se quedarían sin recursos, además de que Maduro se encargó de amenazarlos.

Para las alcaldías ganadas por líderes de la oposición, Maduro ha nombrado a una persona que servirá de contrapeso a los alcaldes para el control de recursos. Otra mala jugada son los alcaldes designados por dedazo, que fueron principalmente candidatos chavistas que perdieron las votaciones en sus jurisdicciones.

Maduro declaró que solo trabajará con los alcaldes opositores que lo reconozcan como presidente de la República y que se comprometan a llevar a cabo el Plan de la Patria, que es un programa de acción que Hugo Chávez usó.

Por otro lado, la semana pasada, la Asamblea Nacional que está liderada por diputados del oficialismo principalmente, intentó declarar el Plan de la Patria como ley de la república aunque el Parlamento no utilizó el protocolo correspondiente a los proyectos de ley.

Los líderes opositores de Maduro se encuentran molestos ya que dicen que él no puede decidir a quién reconocer y a quién no.