Seleccionar página

 Este martes hubo actividad en la Champions League correspondiente a la fase de grupos.

1456031_652545871470778_1641696006_n

Primeramente, el encuentro entre Galatasaray y Juventus, correspondiente al Grupo B, fue suspendido debido las fuertes nevadas en Estambul que obligaron a interrumpir el partido cuando apenas llevaba 20 minutos de haber arrancado y con un marcador de 0-0.

Conforme fue avanzando el reloj, la nevada empezó a intensificarse y apenas diez minutos después, ya era imposible distinguir las líneas del campo. A pesar de que una de las propuestas de los equipos fue reemplazar el balón por uno de un color más llamativo, el árbitro decidió que era imposible continuar y suspendió definitivamente el encuentro.

La UEFA aún no ha decidido si se continuará jugando mañana o se buscará otra fecha. Este partido es decisivo para saber quién se quedará en segunda posición del grupo B.

Por otro lado, el Manchester City cortó la racha invicta de 10 partidos del Bayern Munich en Champions al ganarle 3-2 de la mano de David Silva, cuya reaparición fue básica para el cuadro de Manuel Pellegrini, quien regresó después de seis partidos ausente por lesión.

El exjugador del Valencia reapareció con fuerza, para dar ritmo, profundidad e ideas a su equipo, además de aportar un gol para reducir la distancia respecto al equipo alemán que no pudo aguantar la ventaja en el Allianz Arena.

La primera media hora fue claramente para los de Pep Guardiola que dejaron al cuadro inglés sin argumentos que con 2-0 a favor, mantuvo su dominio hasta casi el minuto treinta. El ritmo del Bayern no fue el mismo en la reanudación. El City continuó con su inercia y pronto empató gracias a un penalti del serbio Alexandar Kolarov. La remontada la culminó James Milner, con un buen disparo cruzado tras un pase de Jesús Navas que no pudo alcanzar Manuel Neuer.

En tanto, aunque ya es primero de su grupo y clasificado para octavos, el Real Madrid quiso cerrar una brillante fase con una nueva victoria, acabando con la racha del Copenhague con dos goles de Modric y Cristiano Ronaldo.

Un remate colocado con la diestra desde el borde del área, después de un recorte de Modric que se incrustó en la portería de Wiland abrió el marcador.

El Copenhague se vio claramente superado por el Madrid, que tocaba a placer, llegaba por bandas y por el medio ante un rival desconcertado.

Al poco de comenzar la segunda parte, Cristiano Ronaldo logró brillar en el encuentro, al romper la meta del portero contrario en un despiste de la zaga danesa tras un córner que envió Marcelo y Pepe le dejó de cabeza franco el balón a “CR7”.