Seleccionar página

Evitar una cirugía en su adolorida espalda y el deseo de pasar más tiempo con su familia fueron los factores que llevaron al pitcher Roy Halladay, a anunciar su retiro de las Grandes Ligas.

Halladay-home

El ganador de dos premios Cy Young, termina su carrera luego de 16 temporadas, de las cuales 12 campañas jugó con la franela de los Azulejos de Toronto, con los que firmó un contrato de un día para retirarse en el equipo que lo vio crecer como lanzador.

Al hacer el anuncio, durante las reuniones invernales de las ligas mayores en Florida, su garganta se cerró y tuvo que contener las lágrimas. “Tuve mucha suerte de contar con muchas personas, la organización de los Blue Jays que me ayudaron a sacar todo mi potencial. No habría tenido éxito sin el apoyo de la organización, porque marcaron una gran diferencia en mi carrera. También quiero agradecer a los Phillie y decirles que aprecio mucho las cosas que hicieron por mí”, comentó.

Halladay ocupa el segundo lugar de todos los tiempos en la historia de los Azulejos con 148 victorias y 1,495 ponches. En 2002 consiguió un récord de 19 triunfos, 7 reveses y un promedio de carreras limpias permitidas (ERA) de 2.93, que fue mejorado la temporada siguiente con marca de 22-7 y 3.25 ERA, números que le valieron el Premio Cy Young.

Con los Phillies de Filadelfia (2010-2013), Halladay lanzó un juego perfecto en postemporada ante los Rojos de Cincinnati en el primer partido de la serie divisional, el segundo en la historia de las Grandes Ligas en los playoffs después del lanzado por Don Larsen en la Serie Mundial de 1956, y otro sin hit en su primer juego de postemporada, lo que le valió en 2010 el premio al mejor pitcher de la Liga Nacional, el segundo en su carrera.

La marca de Halladay fue de 203-105 con porcentaje de efectividad de 3.38 en 416 encuentros y 390 salidas. Lanzó toda la ruta en 67 juegos y logró 20 blanqueadas.