Seleccionar página

A pesar de temores y advertencias de educadores, psiquiatras y farmacéuticos, todo indica que este martes el Senado uruguayo aprobará el proyecto de ley que habilitará y regulará el mercado legal de marihuana, tal como fue aprobado en la Cámara de Diputados, lo que convertirá a Uruguay en el primer país en regular dicho mercado, desde la producción hasta su venta al público.

marihuana

La nueva ley, que pretende abrir un nuevo capítulo en la lucha contra el narcotráfico por parte del gobierno del presidente izquierdista José Mujica, permitirá a los ciudadanos cultivar plantas de cannabis o comprar en farmacias hasta 40 gramos por mes, siempre y cuando estén registrados en una nómina gubernamental. También, quedarán habilitados clubes de marihuana con un mínimo de 15 y un máximo de 45 miembros y 99 plantas.

A decir del presidente Mujica, el objetivo de esta ley no es favorecer el consumo de esta droga, sino quitarle el mercado de cannabis al narcotráfico. “Esto es una plaga, como el cigarro que es una plaga”, declaró el mandatario uruguayo días atrás a medios locales.

De acuerdo con una reciente encuesta, un 27 por ciento de los uruguayos apoya la regulación frente al 21 por ciento en junio, mientras que un 58 por ciento rechaza la idea frente al 68 por ciento anterior, mientras que otras cifras indican que una tercera parte de la población carcelaria en ese país sudamericano, está vinculada con el narcotráfico.

Los detractores de esta ley alegan que la medida abrirá la puerta al consumo de drogas más duras; además, han criticado las medidas que ha tomado el gobierno para combatir entre la población más pobre el consumo de pasta base, un residuo de la cocaína más vinculado con el delito que la marihuana.

Se prevé que haya de cuatro a cinco variedades de cannabis a un precio al público de un dólar por gramo, es decir, un precio similar al del mercado negro, pero los compradores en el mercado regulado obtendrían un producto controlado, libre de impurezas y a través de un canal seguro.