Seleccionar página

Santos y Toluca pagaron caro sus errores en la cancha y ahora unas Águilas se enfrentarán salvajemente contra la “Fiera”, para ver quién se queda con el Apertura 2013.

leon-america-01

Este domingo, América dejó fuera a Toluca con un marcador global de 3-2, mientras que el conjunto del León rugió en la Comarca Lagunera con un 5-3 global sobre Santos para instalarse en la final, luego de su regreso al máximo circuito en el Clausura 2012.

Aunque todo pintaba a favor de los “Diablos Rojos”, quienes llegaban con una mínima ventaja al Azteca, el conjunto azulcrema pudo remontar gracias a Aquivaldo Mosquera y Jesús Molina.

Con un inicio intenso, de ida y vuelta, fue durante un tiro de esquina cobrado por Osvaldo Martínez, que el balón quedó a merced de Rubens Sambueza, quien no dudó en meter un nuevo centro para encontrar el cabezazo fulminante de Aquivaldo Mosquera.

El tiempo de descanso sirvió para que el Toluca reordenara sus ideas y saliera a tratar de buscar el gol que les diera el pase a la Final. Sin embargo, una jugada que aprovechó Jesús Molina en un tiro de esquina sentenció el 2-0.

Del otro lado, el zarpazo de la “Fiera” apareció ante la intimidación de los aficionados de los laguneros. Los Panzas Verdes sufrieron, pues Oribe Peralta hizo estallar al estadio Corona con un gol que revivía a Santos al minuto 50.

En un latigazo surgido por el costado izquierdo donde Matías Britos envió un centro preciso, Boselli raspó la pelota para derrotar a Oswaldo Sánchez, equilibrando el marcador.

Luego vino el tanto de Carlos Peña que fue la culminación exacta para una noche esmeralda, pero ya en la segunda parte el partido vino el gol del “Cepillo” que dio esperanzas laguneras aunque el tiempo se fue consumiendo sin que Santos se volviera a reencontrar con el gol y viendo cada vez más lejano su pase a la gran final.

De este modo, América, actual campeón del fútbol mexicano, defenderá su corona en casa de los esmeraldas para el juego de ida. Posteriormente, la vuelta se jugará el próximo domingo en el terreno del Estadio Azteca, en lo que se espera un salvaje escenario de goles.