Seleccionar página

El dictamen que presentaron las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Energía y Estudios Legislativos del Senado sobre la Reforma Energética, generó un debate de 11 horas este domingo, donde 28 legisladores fijaron su posicionamiento a favor o en contra de ésta.

senado

En el tensionado ambiente, la mayoría de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) se pronunció en contra. Alejandro Encinas señaló que el gobierno de “coalición conformado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN) pretende hacer de la política energética un gran negocio” entregando la mayor riqueza del país, además de que el proyecto de dictamen se trata de una contrarreforma que rompe con una base fundamental del pacto social establecido en la Constitución, lo que podría dividir a los mexicanos y abrir viejas heridas.

En contraste, el PAN, en voz del Jorge Luis Lavalle Maury, argumentó que el objetivo principal de esta reforma es generar confianza, certidumbre no solamente a los involucrados en el sector energético, sino a todos los mexicanos. Aseguró que nadie habla de privatizar a Petróleos Mexicanos (Pemex), sino de un modelo energético que funcione y dé resultados para México.

Por su parte, el PRI aseveró que la Reforma Energética pretende ser “un verdadero acuerdo nacional que dé certidumbre al ciudadano, ponga a México en el entorno internacional y en competencia global, sin que esto ponga en riesgo la soberanía nacional, pues los hidrocarburos son y seguirán siendo de los mexicanos.

El momento “de color” corrió a cargo de la senadora de Movimiento Ciudadano, Layda Sansores, quien logró calentar los ánimos cuando unos minutos antes de terminar su participación en contra de la Reforma, mandó a los presentes “a privatizar” a su progenitora.

Se espera que este lunes se reanude la reunión para votar el dictamen en lo general con los cambios a los artículos 25, 27 y 28 de la Carta Magna para que sea enviado al Pleno, el cual está convocado para darle una primera lectura a partir de las 19 horas y se discuta el próximo martes, en una sesión que podría extenderse dos días.