Seleccionar página

La Navidad es la época del año en la que compartimos tiempo con nuestros seres queridos, cenamos con esos amigos que solo vemos una vez al año, ya sea porque viven fuera de la ciudad o porque nos sumimos en el trabajo que no nos deja tiempo para disfrutar, recibimos regalos y les decimos a las personas cuánto nos importan.

single christmas

En estos días es tan común escuchar: “I don’t want a lot for Christmas. There’s just one thing I need. I don’t care about presents underneath the Christmas tree. I just want you for my own, more than you could ever know. Make my wish come true… All I want for Christmas is you”. Y es que todos quisiéramos tener pareja para compartir con alguien especial las fiestas, pero la realidad es que estamos solteros, por lo que esa imagen de parejas frente a la chimenea dándose regalos simplemente es algo que puede crearnos cierta ansiedad, nervios, ataques o crisis.

Mucha gente cree que ser soltero en las épocas navideñas es de lo peor que nos puede pasar, pues las reuniones familiares y amistosas son el escenario ideal para que los papás aprovechen para preguntarnos para cuándo les vamos a dar nietos, o nuestra prima casada nos ve con ojos de “quedados”. Este tipo de actitudes y comentarios puede que terminen por hartarnos y decidamos mejor no asistir para evitarnos las bromas familiares, los reproches y las advertencias sobre ese “reloj biológico”.

A estas alturas, muchas mujeres y muchos hombres se han dado cuenta de que la soltería tiene muchas ventajas y ya no se conforman con vivir atrapados en convencionalismos sociales que implican “encontrar al príncipe azul o la princesa encantada; trabajar, casarse y formar una familia”. Pero si durante todo el año esa sensación de libertad e independencia nos hace sentir satisfechos ¿por qué se vuelve un tanto vulnerable en la época navideña?

En Navidad, todos los sentimientos que traemos “cargando” se acentúan y si últimamente nos hemos sentido tristes, es probable que en este tiempo aumente, lo que puede resultar muy angustiante y deprimente. También, se vuelve un momento para pensar en los errores, hacer un balance sobre las metas que alcanzamos en el presente año y pensar por el futuro.

Es importante que cada uno de nosotros haga algo para estar bien, no solamente en época navideña, sino durante todo el año. La falta de pareja no debe significar algo que nos deprima. Más bien, depende de nuestra actitud, así que se debe disfrutar de todo lo que tenemos en este momento: de las personas que nos acompañan, de las cosas que tenemos y no martirizarnos por lo que carecemos, incluso nuestra soltería. Todo puede resultar muy positivo si así lo deseamos.