Seleccionar página

Los diarios de viaje del intelectual y naturalista alemán Alexander von Humboldt, en los que narra gran parte de sus viajes por países de Latinoamérica, México entre ellos, y que tienen un gran valor histórico, permanecerán en Berlín.

map

Así lo ha dado a conocer la Fundación Preussischer Kulturbesitz (Fundación Patrimonio Cultural Prusiano), la mayor institución cultural en Alemania y una de las mayores a nivel internacional, misma que adquirió los diarios de viaje por el Continente Americano de Alexander von Humboldt (1769-1859).

La Fundación es la depositaria de gran parte de los museos, bibliotecas y archivos de Berlín y otras ciudades de Alemania.

La decisión fue tomada tras largas negociaciones dirigidas por el historiador del arte y mediador de arte Dr. Christoph Graf Douglas en nombre de los propietarios, Christine y Ulrich Heinz, este último es uno de los descendientes de Alexander von Humboldt, y ahora se ha hecho pública.

Los manuscritos documentan de una manera única un viaje de investigación de cinco años de duración a través de las Américas.

A los 29 años de edad, Alexander von Humboldt partió, corriendo él mismo con los gastos y contando con un pasaporte excepcional del Reino de España, e inició su viaje por los actuales territorios de Venezuela, México, Colombia, Ecuador, Perú y Cuba.

Cruzó cuatro veces los Andes, ascendió al volcán Chimborazo, viajó por el Amazonas y el Orinoco, y exploró las civilizaciones de los mayas, los incas y los aztecas “sobre el terreno”. También llevó a cabo tareas de agrimensura, estudió las plantas, los animales y los recursos naturales, así como el clima, las estrellas y los mares.

Al final de su viaje, en 1804, Alexander von Humboldt pasó tres semanas en Washington por invitación del Presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson. En sus encuentros también tematizó la injusticia y la esclavitud de los indígenas de Sudamérica.

El naturalista alemán resumió sus impresiones generales, sus experiencias, sus estudios, sus mediciones y sus pensamientos en 3 mil 442 páginas reunidas en nueve encuadernaciones de cuero. Los registros, los cuales fueron ampliados por Alexander von Humboldt en varias ocasiones a través de notas, bocetos, comentarios y cartas, son mucho más que una descripción de su rutina diaria.

En los círculos científicos, los diarios americanos son considerados a nivel mundial como una colección de materiales única y una obra completa de suma importancia.

Los diarios de viaje por América permanecieron, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, en el antiguo estudio de Wilhelm von Humboldt, en el castillo de Tegel.

Encargados de la salvaguardia de los tesoros artísticos, a finales de mayo de 1945 los soldados soviéticos transportaron muebles, pinturas y esculturas del castillo de Tegel en camiones.

Junto con el escritorio de Wilhelm von Humboldt también llegaron a la Unión Soviética los diarios de viaje por América de Alexander von Humboldt, los cuales permanecieron en la Biblioteca Lenin de Moscú.

En 1958, las encuadernaciones de cuero completas, en perfecto estado de conservación, regresaron a la Biblioteca Estatal alemana en Berlín del Este, en adelante, estos preciosos diarios serían editados científicamente por la Academia de Ciencias de la RDA.

Tras la reunificación de Alemania tuvo lugar la fusión de las bibliotecas estatales de Berlín Oriental y Berlín del Este. En 2005, la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano devolvió los diarios a sus legítimos propietarios, Christine y Ulrich Heinz.

Una solicitud especial de los propietarios era que los diarios, a ser posible, permanecieran en Berlín.

Instituciones de prestigio internacional en París y los Estados Unidos habían manifestado enérgicamente su interés, dado que Alexander von Humboldt vivió muchos años en París (los diarios están escritos parcialmente en francés) y en América, especialmente en América del Sur, y por lo tanto es muy apreciado hasta hoy en día.

(Con información de Notimex)