Seleccionar página

El hombre recibió un transplante de brazos después de un terrible accidente de construcción, en donde una descarga eléctrica le calcinó los suyos.

529e1e7619702_620x0

Con 53 años, Gabriel Granados se convirtió en el primer hombre latinoamericano en recibir un transplante de brazos. El hombre perdió ambos miembros cuando construía una casa en Coyoacán, luego de que las varillas que cargaba cerca de unos cables de alta tensión reaccionaran ante la electricidad. Milagrosamente el hombre no perdió la vida, pero sí ambas extremidades.

En el hospital, los médicos se vieron obligados a amputarle los brazos quemados. Aunque fue pensionado por el ISSSTE después de 26 años de trabajo, Gabriel temía por su futuro económico al no poder laborar en otros sitios sin sus dos extremidades.

Tiempo después consultó al Dr. Martín Iglesias Morales, jefe de Cirugía Plástica del hospital Salvador Zubirán, quien tuvo la arriesgada idea de implantarle los brazos de otra persona.

En mayo de 2012 recibió una llamada del Centro Médico Siglo XXI, en donde se le informó que había un posible donador de 34 años, quien murió después de haber recibido un tiro en la cabeza.

Después de año y medio de rehabilitación, Gabriel recuperó el 70% de la autonomía de sus brazos y la mitad de sus movimientos. Ahora continuará con sus terapias para reincorporarse a su vida habitual.

Agradece encarecidamente a sus médicos y al donador.

“Todavía estoy con muchas ganas de trabajar, muchas ganas de estudiar”, afirma Gabriel.