Seleccionar página

La primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, ha asegurado que no piensa dimitir del cargo tal como le exigen los manifestantes antigubernamentales, a los que ha vuelto a ofrecer diálogo mientras siguen enfrentándose a la policía.

Yingluck

Las manifestaciones para derrocar a Yingluck comenzaron en octubre, cuando trató de aprobar una ley de amnistía para dejar regresar a su hermano a Tailandia sin ir a la cárcel; pese a que Yingluck ha dado marcha atrás con su plan, las manifestaciones siguen y cada vez peor.

El líder de la oposición y exviceministro, Stuthep Thaugsuban, emitió un plazo para que Yingluck Shinawatra renunciara a su cargo después de que la policía se enfrentó con los manifestantes, quienes intentaron asaltar su oficina y otros edificios.

Después del fracaso de los manifestantes al querer derrocar el domingo a la primera ministra, el líder de la oposición dijo que se había reunido con ella, pero que no habían llegado a ningún acuerdo para poner fin al conflicto político tailandés.

Yingluck por su parte, ofreció una conferencia de prensa, en la que comentó que no puede acceder a las demandas de los líderes de la protesta de que la policía abandone sus armas, ya que sería una violación a las leyes del país.

También, la primera ministra informó que la policía no iba a usar la fuerza ya que busca a toda costa que este conflicto se solucione de forma pacífica.

Las medidas que se están utilizando son; cañones de agua, gases lacrimógenos, balas de goma y toque de queda a partir de las 10 de la noche, luego de que hubo cuatro muertos la semana pasada.