Seleccionar página

Salir con un hombre mayor, a diferencia de las mujeres “cougar”, no es algo de moda. Se ha venido dando desde hace muchos años; esa diferencia de edad en la pareja donde los hombres son notablemente más grandes que las mujeres al parecer ha funcionado muy bien para muchas, aunque no para todas.

ventajas-de-salir-con-un-hombre-mayor_4pzng

En algunas ocasiones, surgen algunas dudas respecto a mantener una relación con una persona con la que tenemos una diferencia de edad importante: ¿Me verá como una niña? ¿Realmente podemos tener intereses en común? ¿Estaremos buscando lo mismo en una relación? Esas preguntas pueden pasar por nuestra cabeza si el hombre que tenemos en la mira es mucho mayor.

Establecer una relación con un hombre que tiene 10 años más puede tener sus beneficios, pero también dificultades. Aunque cada persona y cada pareja son únicas, hay algunas pautas que pueden ayudar a tener una relación más exitosa con alguien que nos lleva al menos una década.

A muchas mujeres les encanta la idea de salir con alguien mayor. Más allá de las cuestiones físicas, lo que las chicas buscan es estabilidad, seguridad emocional, alguien que sepa lo que quiere y en eso, los hombres con cierta edad sin duda, aventajan a los más jóvenes, aunque no siempre es regla. Además, la idea de que los hombres contemporáneos a ellas son más inmaduros tiene a veces algo de cierto, pues la madurez de un hombre tarda en alcanzarse respecto a una mujer, por lo que la tendencia a buscar alguien que empate con sus intereses y deseos en el amor y la vida, recae un tanto más en los hombres mayores.

Por lo general, un hombre mayor ya ha alcanzado gran parte de sus metas profesionales, por lo que lo encontrarás posicionado laboralmente, con una vida planificada y objetivos, la mayoría alcanzados, pero otros bien claros. Además, no duda en expresar lo que desea y lo que espera, tanto de la vida como de la relación en particular, no se anda con dudas existenciales ni rollos que puedan complicar la relación.

Los hombres mayores generalmente son los mejores candidatos para lograr una relación seria. Ya han tenido varios años para la diversión y la soltería, así que los encontramos listos para sentar cabeza y encontrar una compañera con quien llevar una vida estable.

Aunque nadie está libre de celos a ninguna edad, entre más experiencia, hay un poco más de seguridad en quién es y con quién está. Ubica perfectamente qué es lo que provocaba celos en sus ex-novias y la manera de evitarlos.

También, tienen muchas historias para contarnos y podemos estar días escuchando anécdotas interesantes de su vida. Esto lo convertirá en el centro de atención en reuniones familiares y cenas con tus amigos, y en el caso de sus amistades, como la mayoría ya están casados, no hay de qué preocuparse cuando sale con ellos.

Sin embargo y a pesar de estas ventajas, también existen algunos aspectos que hay que tomar en cuenta. Muy posiblemente, la diferencia de edad se note más en las ideologías, en el tipo de conversaciones, el ritmo de vida, incluso, en las metas. Esto podría hacernos sentir inmaduras y abrir la puerta a discusiones.

De igual forma, en lo que respecta al tema de los hijos, él es posible que ya tenga alguno o simplemente no quiera porque a su edad ya no está para andar cargando bebés. Este es otro punto en el que será necesario llegar a un acuerdo, sobre todo si una todavía no es madre y se desea.

Ya por último, en lo que respecta a la intimidad, si bien, un hombre mayor sabrá cómo complacernos, también se tendrá que lidiar con otros aspectos como el hecho de quedarse dormido o que los encuentros sean más esporádicos.

Si bien, en este tipo de relaciones no hay reglas, lo mejor es hacer una evaluación y encontrar un equilibrio entre los pros y contras de una relación con un hombre mayor.