Seleccionar página

A partir de este fin de semana, las instalaciones del Senado de la República serán blindadas por policías para impedir que protestas interfieran con la aprobación de la reforma energética la próxima semana. 

senado

La directiva del Senado, presidida por Raúl Cervantes, ha anunciado que se tiene todo listo para que este fin de semana se blinde el Senado con elementos de la fuerza pública, a fin de que la próxima semana se pueda llevar a cabo la aprobación de la reforma energética buscada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN).

Por su parte, el encargado de los Servicios Administrativos, Rodolfo Noble San Román, explicó que tras el mitin de Andrés Manuel López Obrador el domingo 1 de diciembre, sus partidarios buscarán armar un plantón en la sede del Senado, por ello el cordón de seguridad se implementará desde el fin de semana.

La Policía Federal, la cual estará dentro del Senado; el cuerpo de granaderos y elementos de la policía montada, quienes permanecerán al exterior, tratarán de impedir dichos actos.

Se cubrirá un perímetro de tres cuadras a la redonda a partir del edificio, por lo que Reforma e Insurgentes se convertirá en una “zona restringida” a peatones y automovilistas con vallas de 2.50 mts de altura.

Por último, las bancadas priísta, panista y pevemista, han reservado ya lugares en los hoteles cercanos al Senado y que se sitúan dentro del área cercada por la policía a fin de garantizar que los senadores puedan desplazarse sin problemas.

Emilio Gamboa y Jorge Luis Preciado, coordinadores del PRI y el PAN en la Cámara Alta respectivamente, pidieron a los senadores de sus bancadas permanecer en la Ciudad de México desde el domingo.