Seleccionar página

La mejora en la prevención de nuevas infecciones por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) entre recién nacidos, es uno de los mayores logros en la lucha contra el Sida, ya que estos contagios se redujeron a la mitad entre 2005 y 2012, al pasar de 540 mil a 260 mil nuevos casos el año pasado.

recien nacido

En 2012, el 62 por ciento de las mujeres embarazadas con la enfermedad recibieron tratamiento antirretroviral para evitar la transmisión a sus hijos, según el informe “La infancia y el sida: inventario de la situación en 2013”, publicado conjuntamente por ONUSIDA y UNICEF.

Con el nuevo tratamiento antirretroviral simplificado de por vida, conocido como “Opción B+”, hay más posibilidades de tratar de manera más eficaz a las mujeres que viven con VIH y de prevenir que transmitan el virus a sus bebés durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Algunos de los éxitos más notables en la reducción de infecciones de recién nacidos se han logrado en países con alta tasa del VIH del África Subsahariana, donde estos contagios descendieron, entre 2009 y 2012, un 76 por ciento en Ghana, un 58 por ciento en Namibia, un 55 por ciento en Zimbabue, un 52 por ciento en Malawi y Botsuana, y un 50 por ciento en Zambia y Etiopía.