Seleccionar página

Durante la cumbre de Vilna, la Unión Europea luchará para recuperar el terreno perdido ante Rusia.

UKRAINE-EU-POLITICS-PROTEST-POLICE

La cumbre de Asociación Oriental entre la Unión Europea y seis países del antiguo perímetro soviético ha creado tensión geopolítica después de que el presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, anunció que se congelarían las negociaciones para la firma del acuerdo de asociación con la Unión Europea que estaba contemplado para llevarse a cabo en la cumbre.

Se dice que Rusia ha ejercido demasiada presión sobre los países que busca mantener en su territorio y ha puesto trabas al comercio. Moldavia ha resistido la presión y se sabe que firmará, junto con Georgia, un preacuerdo de asociación que después será uno definitivo en 2014.

Por otro lado, Armenia se retiró del acuerdo y no resistió las presiones, en tanto que Ucrania prefirió congelar su decisión. Estos acuerdos buscan la integración económica en forma de libre comercio y también un acercamiento político, aunque no implican la adhesión a la Unión Europea como tal.

La canciller alemana, Angela Merkel, declaró que la mano seguirá tendida para Ucrania e invitó a Rusia a superar las lógicas excluyentes. Los dirigentes de la Unión Europea hablaron de forma determinante acerca de la actitud que está tomando Vladimir Putin.

Los dirigente ucranianos se encuentran en un dilema político, ya que tienen temor de posibles represalias rusas y por otro lado, de no contar con el apoyo o que se ofendan los dirigentes europeos, quienes se están manifestando por la congelación del acuerdo.

Otro problema para Ucrania es que Rusia es su primer destino de exportación por encima de la Unión Europea, por lo que las consecuencias comerciales en contra de sus productos podrían perjudicar mucho a la economía de Kiev, que además depende energéticamente de Moscú.