Seleccionar página

En los años 70, la producción cinematográfica tuvo dos caras: durante el periodo de Luis Echeverría, el cine se volvió crítico e incisivo y retrató los problemas sociales y políticos; se abandonaron los clichés que venían manejándose en la “Época de Oro”, combinándose así la calidad con el éxito comercial.

castillo de la pureza

Las acciones que se hicieron a favor del cine mexicano estuvieron encaminadas a mejorar la producción cinematográfica nacional con la reconstrucción de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas y la entrega del Ariel en 1972, la inauguración de la Cineteca Nacional en 1974, y la creación del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) en 1975.

En contraparte, durante el sexenio de José López Portillo, el séptimo arte en México tocó fondo, gran parte gracias a los malos manejos del nepotismo gubernamental. El entonces presidente colocó a su hermana, Margarita López Portillo, al frente de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC), de la Secretaría de Gobernación, quien con nula preparación en el campo, limitó los recursos destinados originalmente al cine.

Con la idea de propiciar un retorno al cine familiar y a los años de esplendor de la cinematografía nacional, el Estado desmanteló las estructuras que se habían creado un sexenio atrás. Otro factor que ayudó a la decadencia fue la represión política, que se vio reflejada en la autocensura de una parte de los cineastas y productores de la época.

La producción se redujo a películas picarescas sin pretensiones o a producciones estatales que, aunque dieron cierta libertad de expresión, nunca reflejaron las inquietudes y necesidades de la comunidad artística, mucho menos la realidad cruda que vivía la sociedad de esos periodos.

En las contadas ocasiones que alguna producción independiente fue llevada a cabo, el gobierno no aceptó su proyección, además de que las censuró o las redujo a una distribución limitada por medio de presiones a las salas cinematográficas. A esto se agregó el lamentable incendio que sufrió la Cineteca Nacional el 24 de marzo de 1982.

cine-de-ficheras-6

Este vacío en la creación, fue aprovechado por un nuevo cine que se distinguió por su bajo costo, sus tiempos reducidos de filmación y su escasa, por no decir, nula calidad que prosperó y que se desarrolló durante toda la década de los 80 y se adueñó del mercado mexicano: el cine de “ficheras”, que generó toda una estirpe de vedettes como Rossy Mendoza, Lyn May, Sasha Montenegro y actores expertos en el juego del doble lenguaje como Luis de Alba, Rafael Inclán, Alberto Rojas “El Caballo”, Alfonso Zayas, Pedro Weber “Chatanooga”, César Bono, René Ruiz “Tun Tun”, etc.

Su atractivo se centró en situaciones divertidas o sexualmente eróticas, pero nunca explícitas, que se hicieron repetitivas en todas las producciones, lo que dejó de atraer al público.

Con un país sumido en una profunda crisis económica, llegó el sexenio de Miguel de la Madrid, que dejó de lado el cine para concentrarse en otros sectores, por lo que la industria estuvo a punto de extinguirse, si no es por el cine de “ficheras” y otros fenómenos como el cine de acción, que abordó temas y personajes cotidianos como choferes de camiones; el “Cabrito Westerns”, trasplantados a la frontera con los Estados Unidos y en el contexto del narcotráfico, siendo los hermanos Almada los principales exponentes del género, y que idealizan a los justicieros al estilo de Chuck Norris, además de dar cuenta del fenómeno de la migración ilegal en Estados Unidos.

Ante este panorama, la construcción y apertura de nuevos cines fue escasa. Solo una empresa que tuvo su origen en septiembre de 1971, en Morelia, logró crear un concepto que al día de hoy ha persistido y se ha convertido en un referente de salas para la proyección de películas: Organización Ramírez, que creó la posibilidad de contar con más de una sala dentro de un complejo cinematográfico. Así nacen los conceptos “Gemelos” y “Multicinemas”, que solían ser cines de una a cinco salas y fue con los que Organización Ramírez empezó a ser conocida a nivel nacional.

multicinemas

Este concepto tuvo algunas modificaciones al paso del tiempo, en parte debido al ingreso de las nuevas cadenas de cines a mitad de la década de los 90. Incluso, algunos de los establecimientos cerraron; sin embargo los que quedaron, se remodelaron dando mayor comodidad a los clientes y se dirigieron a un segmento de mercado más modesto con precios económicos.

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77