Seleccionar página

El Real Madrid firmó su clasificación a octavos de final de la Champions League con una goleada al Galatasaray de 4-1.

1012464_10150493851074953_2097041261_n

Ni la ausencia de Cristiano Ronaldo, ni las expectativas tan altas puestas en Gareth Bale o Jesé Rodríguez, fueron factores decisivos para evitar o favorecer que el equipo “merengue” diera un paso más en la conquista de la Liga de Campeones de Europa. Y aunque Sergio Ramos dejó al Real Madrid en inferioridad numérica cuando el duelo transcurría por el minuto 26, al final sería Álvaro Arbeloa el conductor inesperado del Madrid, que venció al Galatasaray con una buena actuación.

Con la clasificación a octavos, al Real Madrid sólo le faltaba un paso para asegurar el liderato.

Gareth Bale al minuto 38 abrió la pizarra, lo que dio tranquilidad al cuadro merengue que empezaba a desesperarse; sin embargo, Umut Bulut apagó el ánimo un minuto más tarde con el empate.

Entonces, apareció Arbeloa. Al 51, puso el 2-1 a favor de los blancos, para 12 minutos después asistir a Di María que marcó el gol que terminó por hundir a la visita.

A 10 minutos del final, Isco mostró su pegada con un golazo que puso fin a la goleada y mandó al Real Madrid como líder absoluto de su grupo, en la noche donde Cristiano Ronaldo fue ovacionado, sin haber jugado.