Seleccionar página

Algunos de los usuarios de Xbox Live han reaccionado molestos ante la nueva sanción temporal que aplica Microsoft para limpiar el lenguaje en su comunidad en línea.

news_photo_35367_1385401617_615

Microsoft ha restringido el acceso de algunos usuarios a diversos servicios de Xbox Live como Upload Studio o Skype, por haber subido videos de partidas con lenguaje altisonante, por lo que varios jugadores se están quejando en los foros de Xbox de haber sido “bloqueados” en estas aplicaciones durante 24 horas.

Este lunes, Microsoft confirmó que intenta limpiar el lenguaje de su comunidad en línea. “(Tomamos) la moderación en el Código de Conducta vía Upload Studio muy seriamente. Queremos un ambiente limpio, seguro y divertido para todos nuestros usuarios”, dijo la compañía en un comunicado.

“Las blasfemias excesivas, así como otras violaciones del Código de Conducta serán tratadas y resultarán en las suspensiones de algunos o todos los privilegios en Xbox Live. Permanecemos comprometidos a preservar y promover una experiencia segura y disfrutable para todos nuestros miembros de Xbox Live”, agregó.

Muchos usuarios mostraron su desacuerdo con la medida tomada por Microsoft y se han quejado de que tales blasfemias son inconscientes y que la compañía promueve de cierta forma estos comportamientos a través de los contenidos en los videojuegos. La lluvia de quejas en Twitter por motivo de la suspensión temporal no se hizo esperar.

También surgió la inquietud entre los usuarios acerca de si Microsoft escucha conversaciones privadas, lo que ha sido desmentido por la compañía, indicando que no “monitoriza comunicaciones directas usuario a usuario como chats de Skype y llamadas”, sino que sólo modera los contenidos que han sido publicados en línea.

Microsoft afirmó que los jugadores que violen el reglamento, no serán suspendidos de manera indefinida de Xbox Live, sino que la suspensión será únicamente temporal.

El Dead Rising 3 de Xbox One, es capaz de escuchar groserías en el diálogo, de acuerdo con la clasificación M del videojuego de la Junta de Clasificación del Software de Entretenimiento.