Seleccionar página

El cine llegó a México unos meses después de su triunfal aparición en Francia, gracias al invento del cinematógrafo de los hermanos Lumière. La noche del 6 de agosto de 1896, el General Porfirio Díaz, acompañado de su familia y miembros de su gabinete, admiraban por primera vez las imágenes en movimiento a través de una pantalla.

cine-chapultepec

La Revolución Mexicana contribuyó enormemente al desarrollo del cine en nuestro país. De hecho, es el primer acontecimiento histórico que se documentó en su totalidad en cine. Es en esta época de efervescencia social cuando da inicio la industria cinematográfica nacional.

Sería hasta 1931, cuando surge el primer largometraje sonoro mexicano: “Santa”, dirigida por el actor español Antonio Moreno, interpretada por Lupita Tovar y con música de Agustín Lara. Y a partir de este momento, empieza la gran producción de filmes de la Época de Oro, que en un principio tenían como temática principal la Revolución, alcanzando un alto nivel en 1939.

Para las décadas de los 40 y 50, fue necesaria la construcción de nuevas salas de cine para la proyección de la producción cinematográfica mexicana, además de las películas que llegaban del extranjero, principalmente de Estados Unidos. Algunos de estos complejos fueron:

– Cine Chapultepec: Fue el primer cine en construirse en Paseo de la Reforma. “El Corsario Negro” fue la primera película que se proyectó en esta sala de cine, que abrió sus puertas el 24 de agosto de 1944. El Cine Chapultepec fue uno de los más representativos de la década de los 40, cuya amplitud era infinita, gracias al juego de niveles del vestíbulo, que hacía de la visita del espectador algo único. De acuerdo a escritos, en el edificio que albergaba a la sala de cine, fue donde Alfonso Mejía y Roberto Cobo realizaron el “casting” para la película “Los olvidados”, de Luis Buñuel, ya que el director español tenía sus oficinas en el segundo piso del inmueble. A pesar de su historia, el cine terminó siendo demolido para darle paso a un nuevo referente arquitectónico del Distrito Federal: la Torre Mayor, el edificio más alto de la Ciudad de México en la actualidad.

cine alameda1

– Cine Alameda: En un predio enclavado en una manzana frente a la Alameda Central de la Ciudad de México y teniendo como modelo el Cine Regis, Don Emilio Azcárraga Vidaurreta se propuso construir el cine con las mejores instalaciones y contactó a los arquitectos Carlos Crombé y José Albarrán para llevarlo a cabo. El 14 de marzo de 1936 el sueño se concretó; con una sobria entrada que contrastaba con el lujo de sus interiores, se inauguró esta sala de cine, donde destacaba su techo que contaba con un singular sistema de iluminación que proyectaba estrellas y nubes, que daban la impresión de movimiento. Además, fue el primer cine que contó con sistema de aire acondicionado, lo que representaba un gran avance en el confort de las salas. También, contaba con butacas acojinadas para mil 200 espectadores. Otros detalles que destacaban eran sus pasamanos y escaleras con hierro forjado y algunos cuadros al óleo en la entrada de la sala de proyección. Cerró sus puertas en 1970 y debido al terremoto de 1985, el cine se derrumbó.

– Cine Encanto: Se encontraba a unos cuantos pasos del Cine Ópera, en la calle Serapio Rendón, en la colonia San Rafael. Abrió sus puertas el 5 de mayo de 1937 y fue diseñado por Francisco Serrano, personaje importante de la arquitectura mexicana. Era de los pocos cines donde se proyectaban películas por la módica cantidad de tres pesos por función. Con grandes salas, las cuales se dividían en luneta, anfiteatro, galería y los segundos. Sus fachadas fueron un referente del complejo. Otro de sus atractivos fue el saturado manejo de la iluminación que hacía de él, una deslumbrante visión nocturna. Veinte años después de su construcción, sucedió el terremoto de 1957, el cual dañó seriamente la estructura, por lo cual tuvo que ser demolido.

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77