Seleccionar página

Santa Claus se quedará con ganas de un “trago coqueto” este diciembre en la Gran Manzana. Y es que año con año, miles de ciudadanos ataviados con gorro rojo y barba blanca, inundan los bares de Nueva York en un encuentro conocido como “SantaCon”.

santa claus

Ante esto, el Departamento de Policía de la “ciudad que nunca duerme” ha solicitado por escrito a los bares y locales que expenden alcohol que no se venda ni una sola copa o botella a quien llegue disfrazado de Santa Claus, debido a que en años anteriores, algunas personas han aprovechado esta convocatoria para protagonizar episodios realmente desastrosos o han cometido actos vandálicos.

La oposición por parte de la policía neoyorkina es porque “miles de fiesteros van deambulando por las calles intoxicados, orinando, ensuciando, vomitando y causando actos vandálicos”, algo que, según el teniente John Cocchi, “no será tolerado” en los distintos vecindarios.

“SantaCon” se celebra en muchas ciudades del mundo, destacando en especial Nueva York, cada 14 de diciembre desde 1994, y fue pensado originalmente para denunciar el espíritu comercial de la Navidad, aunque se ha transformado en los últimos años de un evento caritativo y no comercial, que aprovechan algunos desvirtuando el sentido de esta convención de “Santa Closes”.

Incluso, la organización ha emitido un código de conducta para que los también conocidos como Papás Noel no protagonicen eventos “bochornosos”: “Santa siembra la alegría, no el terror, ni vómitos, ni basura. Santa es bueno con los niños, les hace reír, no llorar. Santa respeta la ciudad, no orina en las calles, no se pelea, no bloquea las calles, no se sube a los coches o hace pintas en la propiedad ajena”.