Seleccionar página

Juan Orlando Hernández, presidente electo de Honduras, se presentó ante la prensa con un mensaje de unidad.

J. Hernández

Hernández comenzó la campaña política perdiendo y terminó ganando con el 34% de los votos, casi seis puntos arriba de su contendiente, un margen amplio para evitar cualquier sospecha de fraude.

Hasta el domingo a las 8 de la noche, la candidata de Libertad y Refundación, Xiomara Castro, era la ganadora y en la madrugada del lunes denunció cientos de irregularidades. Su esposo y coordinador del partido, el expresidente Manuel Zelaya, salió a reiterar las acusaciones de fraude. Bajo el liderazgo del expresidente se reunieron desde liberales y empresarios progresistas, hasta líderes sindicales y la izquierda radical exigiendo un recuento.

Zelaya reclama que las autoridades ignoraron el 20% de las actas con las que ganaría Libertad y Refundación.

“Vamos a defender los resultados del triunfo y la victoria que obtuvimos en las urnas y si es necesario en las calles, vamos a ir a las calles a defenderlos”, dijo este lunes Zelaya ante sus seguidores reunidos en un hotel de Tegucigalpa.

En tanto, el presidente electo prometió reforzar la presencia del Ejército en las calles y hacer lo que sea para erradicar la delincuencia de Honduras, ya que hay datos que señalan que cada día asesinan a 22 personas y la policía se enfrenta a juicios por colusión con el crimen organizado.

Muchos creen que el énfasis que dio Hernández en materia de seguridad a lo largo de su campaña fue lo que le aseguró la victoria en las elecciones, su bandera de campaña ha sido un nuevo cuerpo dependiente de las Fuerzas Armadas que busque combatir la delincuencia.