Seleccionar página

Un grupo de inversionistas mexicanos y estadounidenses han iniciado la construcción de un puente peatonal privado que permitirá a los viajeros estadounidenses y extranjeros cruzar directamente la frontera con dirección, de ida y vuelta, al Aeropuerto Internacional General Abelardo L. Rodriguez de Tijuana.

San Diego-TX

Por décadas, San Diego ha luchado por resolver el problema de la poca capacidad de su aeropuerto, lo cual obliga a que haya pocos vuelos y destinos. Ahora, parece que ha encontrado la solución en su vecina, la ciudad de Tijuana.

Es por esto que se ha comenzado a construir una pasarela de 155 metros de longitud que unirá el aeropuerto de San Diego con el de Tijuana facilitando el flujo de pasajeros, quienes se ahorrarán el hacer grandes filas en el paso fronterizo a cambio de pagar 17 dólares.

El proyecto cuenta con el respaldo de los gobiernos federales de México y EE.UU., tendrá una inversión en su primera etapa de 50 millones de dólares y se espera que entre en total funcionamiento a finales de 2014.

Los viajeros provenientes de EE.UU. facturarán su equipaje en San Diego y accederán a las terminales del aeropuerto de Tijuana. La iniciativa también contempla la construcción de una estructura en San Diego que albergará tiendas, restaurantes y la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. Quienes quieran cruzar el puente entre Tijuana y San Diego pagarán entre 15 y 17 dólares por persona.

La instalación tiene programado construirse en una parcela de 23 hectáreas ubicada a unos 32 kilómetros al sureste de la ciudad de San Diego.

Aunque aún faltan situaciones por resolver, de concretarse el proyecto -cuyos inversionistas incluyen al magnate de los bienes raíces Sam Zell-, sería el último de una serie de mejoras en la frontera que han fortalecido los lazos económicos entre las ciudades vecinas.