Seleccionar página

Apple está investigando el uso de aleaciones de metal líquido para crear diversas piezas de sus productos mediante moldeo por inyección e impresión 3D, de acuerdo con cinco solicitudes de patentes de la compañía presentadas a la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de EE.UU. en 2012.

iphone5_liquidmetal

Desde hace tiempo se viene rumorando que Apple experimenta con aleaciones de metal líquido, también conocido como Liquidmetal, para incorporarlo a la carcasa de un nuevo iPhone; esto desde que la compañía firmó un acuerdo exclusivo con la compañía Liquidmetal Technologies, en 2010.

Las aleaciones de Liquidmetal poseen una estructura molecular diferente de las de los metales tradicionales, lo que resulta en una sustancia más fuerte, más durable, delgada y moldeable en formas únicas.

Las patentes son altamente técnicas y describen métodos de creación de partes capa por capa usando vidrios metálicos a granel, también conocidos como aleaciones de Liquidmetal, como se hace con la impresión en 3D, método que según Apple es más rápido y menos costoso que el mecanizado tradicional de partes. De acuerdo con la patente, la impresión 3D podría ser especialmente útil para la visualización, la demostración, la creación de prototipos, así como para la producción de los patrones para los moldes.

Las patentes de Apple indican que las aleaciones de Liquidmetal podrían ser utilizadas dentro de los iPhones, iPads, iPods y como parte de una pantalla digital o un monitor de ordenador. Apple también especifica los usos potenciales en el Apple TV, controles remotos, carcasas, teclados, altavoces y un “dispositivo como un reloj o un reloj”, según se lee.

Los rumores han sugerido durante mucho tiempo que Apple podría utilizar Liquidmetal en las carcasas de sus dispositivos, lo que permitiría a la empresa crear productos más delgados además de muy resistentes al desgaste. El ex director de investigación en Tecnologías de Liquidmetal afirmó que Apple finalmente “haría el iPhone completamente de metal líquido.”

A raíz de su acuerdo con Liquidmetal Technologies, Apple comenzó a probar las aleaciones de metal líquido para la elaboración de la herramienta de expulsión de la tarjeta SIM del iPhone 3G. Aunque componentes de menor importancia ya se han comenzado a fabricar a partir de aleaciones de Liquidmetal, uno de los inventores originales de Liquidmetal declaró en el 2012, que el uso de las aleaciones en componentes principales aún tardaría entre dos y cuatro años más.

Sin embargo, Apple recientemente registró una patente para la producción masiva de metales líquidos, lo que indica que la compañía sigue avanzando con el material.