Seleccionar página

Un estudio sustenta que comer frutos secos reduce en gran medida el riesgo de morir a causa de un fallo cardiaco o cáncer.

frutos secos

Los frutos secos deberían ser elementales en nuestra dieta a fin de mantenernos sanos. El consumo de frutos secos, en particular de las nueces, reduce hasta en un 20% la tasa de mortalidad, según los investigadores del New England Journal of Medicine, quienes afirman que comer un puño de nueces cada día contribuye a que se alargue la expectativa de vida.

Por otro lado, investigadores de Harvard, indicaron que las personas que usualmente están acostumbradas a comer nueces, tienden a llevar una vida más sana.

Las almendras, arándanos, avellanas, piñones y pistaches, también son excelentes para prevenir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, cáncer o respiratorias, además de que contribuyen a una alimentación sana.

Existe un estudio que confirma que las personas que consumen más frutos secos que sus pares, están más delgadas y llevan un estilo de vida lleno de hábitos saludables como fumar menos y hacer más ejercicio.

Las nueces contienen importantes nutrientes como grasas insaturadas, proteínas de alta calidad, vitamina E, ácido fólico, magnesio, calcio y potasio; todos estos con propiedades cardioprotectoras, anticancerígenas y antioxidantes.