Seleccionar página

El 23 de noviembre de 1973 moría el hombre y nacía la leyenda. El hijo predilecto de Dolores Hidalgo partía de este mundo: José Alfredo Jiménez.

jose-alfredo-jimenez

No tengo trono ni reina, ni nadie que me comprenda

¡Pero sigo siendo el rey!

Reconocido e interpretado por muchos, José Alfredo trascendió fronteras y construyó una cosmogonía a través de sus letras, donde las penas amorosas encuentran refugio en el alcohol, sin importar si es una copa o toda una botella de tequila. La mujer, el más divino ser, pero la culpable de todos sus males.

Él obtenía su inspiración de sus propias vivencias, las cuales plasmaba en sus letras con sencillez y claridad, teniendo inclinación por las desventuras amorosas, el desengaño, la borrachera y la autocompasión. Y como no pasa de moda y la vida de México no se puede entender sin su música, a 40 años de su muerte, escogimos una docena de momentos y canciones, aunque su legado es mucho más grande:

1.- Si nos dejan: Nació el 19 de enero de 1926 en Dolores Hidalgo, Guanajuato. Su padre, Agustín Jiménez, era químico farmacéutico y era dueño de la única farmacia del pueblo. Su mamá, Carmen Sandoval, se dedicaba de tiempo completo a sus cuatro hijos. Aquí con Lucha Villa.

2.- El Jinete: Su vida dio un giro cuando a los 10 años de edad muere su papá. Ese mismo año, su tía Refugio Sandoval se lo lleva a la Ciudad de México, donde terminó la primaria. Él y su tía se instalaron en la colonia Santa María la Ribera, barrio de moda entre artistas e intelectuales, donde entonces se vivía una gran bohemia.

3.- Te solté la rienda: Su mamá, acompañada de sus otros tres hijos, abandonaron su pueblo y se reunió con ellos. El dinero que obtuvo con el traspaso de la farmacia le sirvió para abrir una tienda que no supieron administrar, por lo que Nacho, su hermano mayor, y José Alfredo, dejaron la escuela y buscaron trabajo.

4.- Serenata Huasteca: Su familia regresó a Salamanca, Guanajuato, pero él se quedó en la capital, donde alternaba su vocación de compositor con el trabajo de mesero que desempeñaba en el restaurante de antojitos yucatecos “La Sirena”.

Jose_Alfredo_Jimenez

5.- La media vuelta: La música no fue su única pasión. A José Alfredo también le gustaba el fútbol. Primero estuvo en el equipo Oviedo y más tarde en el Marte, donde fue reserva del famoso arquero Antonio “La Tota” Carvajal, conocido como “El Cinco Copas”.

6.- Ella: José Alfredo tocó muchas puertas en radiodifusoras y casas de discos, pero fue su amigo Andrés Huesca quien lo presentó con el director artístico de la RCA Víctor, quien le dio su primera oportunidad. Este video contiene una estrofa inédita que no se grabó.

7.- Qué bonito amor: Para ese momento, tenía ya un repertorio considerable. Formó un grupo con los hermanos Enrique y Valentín Ferrusca, así como Jorge Ponce, que llamaron “José Alfredo Jiménez y los Rebeldes”, donde era el solista y sus amigos lo acompañaban con sus voces y sus guitarras para llevar serenatas.

8.- Un mundo raro: En 1948, José Alfredo llega ante los micrófonos de la XEX para posteriormente plantarse ante la voz de América latina desde México: la XEW. Para su debut en el medio de comunicación más importante de aquella época, se hizo acompañar del trío Los Rebeldes, del que también formaba parte el dueño del restaurante donde trabajaba.

9.- Paloma querida: Comenzaban los 50 y no sólo le cambió la vida en lo profesional y en lo económico. Encontró el amor –después de haber sufrido algunas decepciones–, en Paloma Gálvez, con quien se casó y tuvo dos hijos.

10.- El hijo del pueblo: La mayoría de sus temas fueron escritos entre 1958 y 1960, que dio a conocer en El Blanquita principalmente, donde vivió temporadas de esplendor acompañado de figuras como Cornelio Reyna y Lucha Villa. Parte de su éxito creció de la mano de la presencia de su música en el cine, así como las interpretaciones de los cantantes más populares de la época como Jorge Negrete, Pedro Infante, Miguel Aceves Mejía, Lola Beltrán, Javier Solís y la española María Dolores Pradera.

pepe feyo

11.- Camino de Guanajuato: Su participación como actor inicialmente fue muy discreta, pero aumentó paulatinamente, hasta destacar en su participación en Caminos de Guanajuato, cinta que tomó el nombre de la popular pieza que dedicó a su hermano, quien muriera en Salamanca.

12.- El Rey: El cantautor falleció en la Ciudad de México el 23 de noviembre de 1973 a la edad de 47 años, a consecuencia de una cirrosis hepática que padecía desde años atrás. Sus restos descansan en su tierra natal, Dolores Hidalgo, Guanajuato, y su tumba tiene por epitafio “La Vida No Vale Nada”.

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77