Seleccionar página

La noche de este jueves el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció la aprobación de dos nuevas leyes, haciendo uso de los poderes especiales asignados por la Asamblea Nacional el pasado martes.

nicolas maduro

El primero de los decretos firmados es el “Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley para el Control de los Costos, Precios, Ganancias y Protección de la familia venezolana”.

Esta primera ley es propiamente un control a los precios. Maduro ordenó la semana pasada rebajas de hasta el 60% a productos electrodomésticos e intervino negocios que intentaron oponerse a la medida. Ayer también anunció la rebaja de los arrendamientos de los locales comerciales.

El segundo decreto es para la creación del Centro Nacional de Comercio Exterior y la Corporación de Comercio Exterior, que tiene el objetivo de ordenar el manejo de las divisas, o en palabras del mandatario venezolano, para que no las “saqueé la burguesía parasitaria”.

Bajo las nuevas leyes, las ganancias serán limitadas a un 15-30%, mientras que el Centro Nacional de Comercio Exterior vigilará la colocación de dólares a una tasa oficial de 6.3 bolívares. La divisa local hoy se intercambia a un décimo de su valor oficial en el mercado negro.

Las medidas de Maduro han recibido apoyo entre la clase trabajadora. Sin embargo los cambios han sido duramente criticados por la oposición, la cual se queja de los controles socialistas de más de 15 años que han lastimado a Venezuela.

Henrique Capriles, líder de la oposición y actual gobernador del Estado Miranda, ha convocado a un día de protestas el próximo 23 de noviembre en todo el país, en contra de la crisis y la corrupción gubernamental.

Por su parte, The Washington Post ha calificado las medidas adoptadas por Maduro como “tácticas de saqueo”.

“Con los precios todavía subiendo tan rápido como su popularidad está cayendo, el señor Maduro ha adoptado una táctica drástica del saqueo patrocinado por el Estado”, señaló el rotativo en un editorial.

The Washington Post comentó que la economía y política de Venezuela se ha convertido en un espectáculo “fascinante, así como nauseabundo”.

Destacó que todo esto sucede mientras que la inflación en Venezuela se ha disparado por encima del 50 por ciento, la más alta en el mundo, en tanto las reservas del banco central venezolano han bajado de 29 mil millones a 20 mil millones de dólares.