Seleccionar página

Alrededor de 200 agentes vigilan día y noche la ciudad de Oaxaca a través de las más de 200 cámaras que hay instaladas. Tienen un sentido de la vista altamente desarrollado, leen los labios y pueden percibir movimientos sospechosos en las personas.

angeles

El Centro de Control, Comando y Comunicación (C4) de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Oaxaca, incluyó en sus filas a personal con debilidades auditivas y de palabra, ya que al carecer de estas capacidades, su sentido visual se encuentra altamente desarrollado, lo que coadyuva en la pronta detección de situaciones de riesgo que cualquiera de las 230 cámaras ubicadas en puntos estratégicos de la ciudad capital registren.

La directora de los servicios de emergencia de Oaxaca, Cynthia Zepeda, indicó que debido a su discapacidad, los agentes no se distraen fácilmente y pueden detectar situaciones que otras personas suelen pasar por alto. Asimismo, cuentan con la habilidad de leer los labios y percibir movimientos sospechosos.

Citó como ejemplo un caso reciente en que uno de los agentes notó a un individuo actuando sospechosamente junto a una mujer. El agente entonces acercó la cámara y detectó que el hombre le pasaba a la mujer una bolsa de plástico con lo que parecía marihuana. La policía llegó minutos después y detuvo al individuo.

Indicó que el gobernador del Estado, Gabino Cue, decidió reclutar a personas hipoacústicas como parte de la política de inclusión de la actual administración.

El grupo Ángeles del Silencio trabaja frente a las pantallas divididos en tres turnos de ocho horas. Al momento de detectar alguna anomalía, los agentes lo comunican al intérprete, quien de inmediato se pone en contacto con los policías a fin de que acudan al lugar de los hechos.

El secretario de Seguridad Pública del estado de Oaxaca, Marco Tulio López, considera que el trabajo de los Ángeles del Silencio ha dado un doble resultado.

“La policía de Oaxaca tiene mejores resultados y ellos han mejorado su nivel de vida”, comenta López, quien explica que gracias al trabajo de los sordomudos se ha mejorado la rapidez y capacidad de respuesta a delitos como asesinatos, robos e incluso secuestros, porque “tienen superdesarrollado el sentido de la percepción”.

“Los preferimos a ellos que a cualquier otra persona, por su dedicación, su disciplina y su espíritu de servicio”, indicó.

Oaxaca se ha convertido en la primera ciudad en el país en reclutar agentes sordomudos desde hace un año. El éxito de este programa ha generado el interés de otros estados y países como Alemania, Argentina, Emiratos Árabes Unidos e Inglaterra.