Seleccionar página

Las especies adaptadas a los climas cálidos sufrirán más los posibles efectos de un aumento en la temperatura planetaria.

800px-Varanus_Salvator_ID

En los últimos 20 años, científicos han advertido que el cambio climático traerá fuertes consecuencias. Uno de los principales efectos de ese suceso es el aumento global en la temperatura del planeta. Es por eso que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha impulsado una investigación sobre la respuesta esperada de diferentes especies frente a dicho fenómeno.

La revista Ecology Letters publicó los resultados de la investigación, en donde se dice que las especies adaptadas a los climas cálidos sufrirán más los posibles efectos de un aumento en la temperatura planetaria.

En el estudio se analizaron las medidas estándar y la amplitud de la distribución geográfica de 2,740 especies de animales y plantas de todo el mundo. Dentro de éstas se encuentran 1,816 plantas, 227 organismos endotermos y 697 ectotermos. La temperatura corporal de estos últimos no es autoregulable, por lo que dependen del clima externo. No obstante, la presente investigación amplía la amenaza de este fenómeno al resto de organismos superiores.

Según el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, Miguel Araújo, responsable de la investigación, explica: “Esta asimetría en la evolución de las tolerancias térmicas tiene importantes implicaciones en cómo esperamos que las especies reaccionen a los cambios ambientales”.

Una tolerancia menor a la variabilidad climática, trae como consecuencia que las especies de climas cálidos, tengan más dificultades a la hora de adaptarse a un posible aumento de temperaturas.

Araújo explicó que “este efecto podría ser consecuencia de la propia evolución térmica del planeta, en el cual históricamente, las regiones tropicales han variado su temperatura a niveles menores que las regiones polares”.

Por otro lado, comentó que “existen límites que impiden la adaptación de los organismos a incrementos de temperatura por encima de un determinado umbral”.

Araújo confía en que “se podrá construir una base sólida para el desarrollo de predicciones sobre la probabilidad de éxito o fracaso de los organismos, poblaciones y especies, entre las que se incluyen los humanos y sus cultivos, para hacer frente al cambio climático”.