Seleccionar página

A primera vista, ciertamente parece una burbuja. En este año, algunas acciones codiciadas han más que duplicado su precio hasta la fecha. El mercado de ofertas públicas iniciales ha estado tórrido. Y los pequeños inversionistas están volviendo a comprar acciones.

burbujas_quo_184_full_landscape

El “rumor de la burbuja” se intensificó aún más después de iniciarse el corretaje de Twitter el 7 de noviembre, cuando las acciones de la empresa de los medios sociales subieron 73%.

Estas siguen arriba 69% en relación a su precio inicial.

La empresa de los autos eléctricos Tesla Motors se ha disparado 300% más arriba en 2013, y el gigante minorista en línea Amazon.com ha subido 47%.

En la actualidad hay tantos superlativos en el mercado bursátil de Estados Unidos que es fácil olvidar que el índice S&P 500 ha impuesto 36 récords este año en su camino a obtener una ganancia de 26% –o que la crisis del techo de endeudamiento federal amenazó con trastocar la economía hace escasamente un mes.

Durante la audiencia de confirmación de Janet Yellen ante el Senado de Estados Unidos, la nominada para reemplazar a Ben Bernanke como jefe de la Reserva Federal, el senador Mike Johanns, republicano por Nebraska, dijo que piensa que la política del dinero fácil de la Fed está propulsando los mercados bursátil e inmobiliario.

“¿De qué me estoy perdiendo aquí?” preguntó él. “Yo no veo burbujas de activos”, le respondió Yellen, “tenemos que analizar esto con mucho cuidado, pero no veo esto como una burbuja de activos”.

Otros concuerdan. “Estoy francamente anonadado de que tantas personas estén preguntando acerca de una burbuja”, dijo Liz Ann Sonders, estratega en jefe de inversiones en Charles Schwab, firma que tiene más de dos billones de dólares en activos de clientes. “Tal vez debido a que recientemente tuvimos dos feroces burbujas, estamos más sintonizados con esa posibilidad”.

Al analizar la situación más de cerca, pareciera que los inversionistas en esta ocasión están más selectivamente exuberantes.

David T. Friendly, un productor cinematográfico de 57 años de Los Angeles, trató de comprar acciones de Twitter a su precio de oferta pública inicial, o IPO, pero no pudo encontrar a ningún corredor que se las consiguiera. Después de su exitoso primer día de lanzamiento, dijo que va a esperar un retroceso en el precio de esas acciones para comprar.

Dijo que sigue estando cauteloso en relación al mercado bursátil como un todo. “Es demasiado estresante. Demasiado a la alza, a la baja, alza y baja”, dijo.

Antes de la crisis financiera, Friendly dijo que asignó entre 30% y 40% de su portafolio a acciones. Ahora mantiene únicamente 20% en el mercado.

“Ahora duermo mucho mejor por las noches”, dijo.

Los que dudan de las burbujas incluyen a Rober Shiller, economista de Yale University, quien obtuvo el Premio Nobel de Economía en octubre pasado y que tiene un récord exitoso en identificar el exceso especulativo en los precios de los activos.

Su libro “Irrational Exuberance” (Exuberancia irracional), publicado en el cenit de la manía de las empresas punto com, predijo de manera precisa el colapso del mercado bursátil. En ese tiempo, la actualización de su libro de 2005 identificó de manera correcta que el mercado inmobiliario estaba en un auge especulativo.

Y al analizar las acciones en la actualidad, Shiller describió la situación de la siguiente manera: “El mercado está un poco alto, pero aún no es el momento en el que estaría escribiendo ‘Irrational Exuberance'”.

Su medida preferida para evaluar las acciones indica que éstas sólo están caras, más que burbujeantes.

Los inversionistas con frecuencia miden el valor de las acciones al dividir su precio entre sus ganancias históricas o proyectadas. Para suavizar los máximos y mínimos cíclicos de tales ganancias, Shiller divide el promedio de las ganancias de los últimos 10 años del índice S&P 500 entre los componentes del índice después de haber ajustado ambos factores por la inflación.

Con base en dicha medida, el S&P 500 tiene un cociente de precio a ganancias de cerca de 24.5, o aproximadamente 48% más arriba que el promedio de 16.5 de las acciones de Estados Unidos desde 1881.

Eso podría parecer elevado. Pero antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, el cociente P/G se acercó a 28 –y cuando la burbuja punto com llegó a su pico, el cociente P/E llegó a 44.

Teniendo eso en mente, he aquí una guía sobre los últimos vestigios de lo “barato” en las acciones y que es lo que necesitan buscar los inversionistas.

Aún cuando las acciones no están en una burbuja, éstas sin embargo tienen precios elevados, dijo Shiller. Y muchos analistas y economistas, incluyendo Shiller, piensan que a los pequeños inversionistas les convendría buscar acciones en el mercado cuyos precios no den la impresión de estar demasiado efervescentes (como las de Twitter).

logo sura posts grande

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx