Seleccionar página

Las grandes potencias e Irán han reanudado este martes en Ginebra las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. Irán ha acudido a la mesa negociadora con una nueva propuesta, según ha informado esta mañana el portavoz de la representante de exteriores de la UE, Catherine Ashton.

Zarif-Rohaní

Este es el tercer encuentro en cinco semanas, por lo que los negociadores se encuentran presionados ya que la pasada reunión dejó la impresión de que estaban a punto de lograr un compromiso pero no fue así, además de que cuentan con tiempo limitado y saben que si fracasan sólo reforzarían a quienes se oponen al entendimiento por ambas partes.

En el mejor de los casos, se espera que el resultado que se obtenga de hoy al viernes sólo sea el principio de una complicada negociación.

Alí Jamenei, líder supremo iraní, aseguró que su país no abandonará sus derechos nucleares y declaró que ha marcado “líneas rojas” al equipo negociador; el líder no quiere ceder sus derechos, declaró en un discurso ante miles de voluntarios de las milicias en Basiji, en Teherán.

Lo que se busca concretar en Ginebra es un acuerdo de seis meses durante los cuales Irán y el grupo G5+1 (Rusia, EU, China, Reino Unido, Francia y Alemania) sigan trabajando para alcanzar un compromiso que logre limitar el programa atómico iraní, aunque esta medida se sigue debatiendo.

Hasan Rohaní, presidente iraní, ha dejado claro que el enriquecimiento de uranio es innegociable, indicó que no es necesario que ese derecho sea reconocido, porque se trata de un derecho inalienable y todos los países deben respetarlo.

Por su parte, el primer ministro israelí llamó el día de ayer a las potencias a mantener firme su postura y a exigir un completo repliegue del programa nuclear iraní.

Lo que queda es observar hasta qué punto las potencias están dispuestas a sancionar a Irán si no cede en su programa nuclear, con medidas como reducir las exportaciones iraníes de crudo lo que provocaría una reducción en sus ingresos, pues esto es lo que ha hecho que los iraníes cambien su actitud ante las negociaciones nucleares, según los expertos.