Seleccionar página

El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que su Gobierno está resuelto a emprender una transformación de fondo “que nos permita sentar nuevas bases, nuevos pilares y nuevos cimientos para construir mejores condiciones para el país”.

presayathe-peñanieto

Añadió que en este primer año “hemos dedicado buena parte del empeño y de la gestión a sembrar para cosechar en los años posteriores, en los años por venir”.

Al inaugurar la presa El Yathé, una obra que garantizará un mayor almacenamiento de agua, lo que habrá de beneficiar a toda la región del Valle del Mezquital, destacó además que su Gobierno tiene claro que la palabra empeñada deberá de cumplirse a cabalidad.

“Mi Gobierno tiene por delante la materialización y concreción de 266 compromisos que asumí como candidato”, puntualizó.

Precisó que el Gobierno de la República está en la ruta y en la planeación debida para cumplir a cabalidad esos 266 compromisos. “Son proyectos de distinto orden, de distinto carácter, y que tienen que ver fundamentalmente con temas de infraestructura para el desarrollo”, añadió.

El Primer Mandatario dijo que en este primer año de gestión se han impulsado distintas reformas “que sin duda han generado resistencias, oposición en algunos sectores, pero que al final de cuentas estamos en la firme convicción de que van a traer para el país mayor impulso en su desarrollo, en su progreso, en la capacidad para poder generar más empleos, y con ello, alentar e impulsar el dinamismo de nuestra economía”.

Resaltó que esto sólo es posible “si realmente hacemos ajustes de carácter estructural. Si mantenemos las cosas en la inercia que originalmente llevábamos, solamente estaríamos administrando el curso de las cosas”.

Peña Nieto explicó que la nueva presa El Yathé beneficiará a miles de productores que ahora podrán elevar la producción de sus tierras, además de que potenciará el desarrollo de la región.

El impacto de esta obra no es menor, indicó, pues en esta región se amplía el número de hectáreas de riego: de seis mil 420 hectáreas que actualmente tiene, pasará a nueve mil 370 hectáreas de riego; es decir, se incrementa en un 45 por ciento la tierra cultivable que ahora será de riego.